Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Como parte del protocolo, el cementerio deberá tener servicios sanitarios en óptimas condiciones, facilitando agua y jabón, con el fin de asegurarse de que cualquier visitante o empleado pueda lavarse las manos adecuadamente. (GFR Media)
Como parte del protocolo, el cementerio deberá tener servicios sanitarios en óptimas condiciones, facilitando agua y jabón, con el fin de asegurarse de que cualquier visitante o empleado pueda lavarse las manos adecuadamente. (GFR Media)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

Los cementerios del país reabrirán al público este domingo, con motivo del Día de las Madres, en momentos en que las normas de seguridad y salubridad impuestas para frenar la expansión del COVID-19 han impedido la mayoría de los ritos fúnebres y ceremonias de duelo.

La gobernadora Wanda Vázquez Garced anunció este miércoles que el Departamento de Salud estableció un protocolo de seguridad para las visitas a los cementerios, a raíz de la emergencia por el nuevo coronavirus en la isla.

“Hemos tomado en consideración que muchas personas acuden al camposanto a visitar la morada de sus progenitoras. A raíz de esto, hemos tomado medidas para asegurarnos que puedan rendir respeto a su ser querido”, aseguró en comunicado de prensa.

“Las visitas a los cementerios serán reguladas por un protocolo uniforme, con el fin de que se cumplan las medidas de seguridad que hemos establecido para evitar la propagación del COVID-19”, abundó.

Como parte del protocolo, diseñado por la Secretaría Auxiliar de Salud Ambiental y el Laboratorio de Salud Pública y Bioseguridad del Departamento de Salud, los administradores de los cementerios deberán velar por la salud y seguridad de todos los ciudadanos que los visiten, así como los trabajadores.

Como requisito, toda persona que visite un cementerio deberá usar mascarillas. Del mismo modo, se deberá garantizar las medidas una distancia de seis pies entre cada persona, mas no entre familiares que vivan bajo el mismo techo.

El protocolo establece, además, que el tiempo de visita será entre 15 y 30 minutos máximo, por familia. Mientras, los administradores de los cementerios deberán asegurar que se toman las medidas de control de acceso a sus predios, para garantizar que no se propicie la aglomeración de personas y el flujo de visitantes sea continuo. Los horarios de apertura de los cementerios deberán ser en conformidad con el toque de queda.

Como parte del protocolo, el cementerio deberá tener servicios sanitarios en óptimas condiciones, facilitando agua y jabón, con el fin de asegurarse de que cualquier visitante o empleado pueda lavarse las manos adecuadamente.

Alcaldes tomaron la iniciativa

Sin embargo, antes de que la mandataria divulgara el nuevo protocolo, ya los alcaldes habían comenzado a establecer sus propias guías, reconociendo el peso cultural y emocional que tiene para muchos visitar el camposanto, especialmente bajo las circunstancias actuales.

“Queremos que las personas puedan, sobre todo, llevar su arreglo de flores, hacer su oración al ser querido. Sabemos que es un momento complicado, difícil, donde hay muchos sentimientos envueltos”, sostuvo el alcalde de Guayanilla, Nelson Torres Yordán.

Los ejecutivos municipales que hasta el momento han emitido guías han impuesto el uso de obligatorio de guantes y mascarillas y han limitado el tiempo el tiempo y la cantidad de personas en el interior del camposanto al mismo tiempo.

Por ejemplo, en el caso de Guayanilla, el alcalde informó que abrirá el cementerio el sábado solo para los adultos mayores y personas con diversidad funcional. El domingo se recibirá al público en general. 

El presidente de la Federación de Alcaldes, Carlos Molina, sostuvo que hay receptividad entre los homólogos del Partido Nuevo Progresista (PNP) a abrir los camposantos.

“A raíz de la conversación que tuvimos con la gobernadora, empezamos a darle mantenimiento a los cementerios por lo menos para que estén accesibles y, sí, estamos contemplando abrir. Los cementerios son espacios abiertos y no deberíamos tener ningún problema, siempre tomando las medidas de seguridad”, señaló.

Sobre si se va a permitir la venta de los típicos ramos de flores artificiales en la entrada de los cementerios, Molinaindicó que ese tema estaría contemplado en la directriz de Vázquez Garced. No obstante, el comunicado que envió ayer La Fortaleza no menciona ese aspecto. Otros alcaldes indicaron que no intervendrían con ese tipo de negocio. 

Para el alcalde de Carolina, José Carlos Aponte, abrir los cementerios es un acto de solidaridad y respeto hacia las madres y  las familias durante esta emergencia. “Quisimos abrir un espacio para que las familias pudieran visitar las tumbas de sus madres, abuelas o esas figuras maternas de gran significado para ellos. Se les permitirá la entrada de manera ordenada y respetando los protocolos de protección personal”, explicó.

La alcaldesa de Loíza, Julia Nazario, dijo que ya limpiaron los tres cementerios del pueblo para que estén aptos para el domingo. “El loiceño es bien apegado a las tradiciones, a su gente. Después del huracán María, Loíza fue uno de los municipios con mayor cantidad de muertes, así que un día como el domingo siempre quieren visitar las tumbas”, señaló.

Alertas ante el COVID-19

El infectólogo Lemuel Martínez avaló la iniciativa, aunque reconoció que el reto principal será mantener el  orden y evitar filas, por lo que sugirió establecer un sistema de turno que  permita a las personas esperar en los carros.

Agregó que se debe evitar compartir el vehículo con personas que no vivan en la misma residencia. “El reto es con las personas mayores que no pueden transportarse y, en ese sentido, hay que ejercer la prudencia mas allá de cualquier otra cosa”, señaló el galeno.

Martínez reconoció que, como aspecto  positivo, los cementerios tienden a ser áreas abiertas, lo que permite que el viento fluya. Pero, aun así, instó a  ejercer prudencia. “Estos son los momentos donde  debemos respetar estas costumbres sociales, pero respetando también que hay una pandemia”, puntualizó.

El epidemiólogo Javier Morales, por su parte, recomendó a las personas no tocar nada en el área, más allá de poner las flores y quedarse un rato en el lugar.  A quienes acostumbran llevar flores naturales o artificiales, el llamado es a desinfectar los tallos y sostenerlas por el área limpia con una bolsa plástica.

Un efecto sanador

El psicólogo Carlos Sosa reconoció que acudir al camposanto durante  fechas como el Día de las Madres  es  muy importante para quienes esta costumbre es parte de su disciplina religiosa.

Sostuvo que  permitirle a una persona acudir a rendir respetos a ese ser amado, bajo las circunstancias de vida actuales,  puede ser provechoso en términos psicológicos. “La persona siente que ha llenado una necesidad afectiva que es importantísima y puede ser que se sienta mejor, más tranquila y conforme con lo que está pasando. Quieren que sepan que estos seres están en su corazón y que, de acuerdo a sus creencias, entienden que los están acompañado”, expresó Sosa.

💬Ver comentarios