Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Los estudiantes de la escuela Sofía Rexach usan uniformes nuevos con el nombre de la escuela que los recibiría este año, pero el cierre de la Rexach no se concretó.
Los estudiantes de la escuela Sofía Rexach usan uniformes nuevos con el nombre de la escuela que los recibiría este año, pero el cierre de la Rexach no se concretó. (Xavier J. Araújo Berríos)

El cierre de 254 escuelas públicas durante el verano y la burocracia que, por décadas, ha acompañado la contratación de maestros se unieron ayer para provocar numerosos tropiezos durante el primer día de clases para miles de estudiantes del sistema público de enseñanza.

💬Ver comentarios