Maite D. Oronoz Rodríguez, jueza presidenta del Tribunal Supremo de Puerto Rico. (Archivo)

La jueza presidenta del Tribunal Supremo, Maite D. Oronoz Rodríguez afirmó sentirse “devastada” por el asesinato de Andrea Ruiz Costas, cuyo cuerpo fue hallado el jueves parcialmente calcinado a orillas de una carretera en Cayey, y dijo que investigarán cómo fue llevado su caso en el Tribunal de Caguas, donde la mujer presentó una denuncia contra su expareja en marzo.

“Estoy devastada, absolutamente devastada con el último caso de feminicidio que se ha reportado en Puerto Rico. Pero sé que mi devastación no devuelve a Andrea a su familia. Este asesinato coloca nuevamente de relieve que la violencia de género es un problema de todos y todas y tiene que atajarse desde la raíz. ¡Y tiene que atajarse ya!”, sostuvo Oronoz Rodríguez en declaraciones escritas.

“Nos matan por ser mujeres. La misma escena del crimen de Andrea nos envía el mensaje de que los cuerpos sin vida de las niñas y de las mujeres son inferiores”, señaló.

“En cuanto al caso particular de la joven Andrea Ruiz Costas, designé además un comité para que evalúe con carácter de urgencia toda la información, documentos y grabaciones de las distintas vistas que se celebraron. Asumiremos nuestra responsabilidad sin excusas, rendiremos cuentas al País y haremos todo lo que corresponda. Tienen mi palabra”, informó.

Andrea Ruiz Costas.

Oronoz indicó que ante la magnitud de este asunto, citó a una reunión de emergencia con el Director Administrativo y los Jueces y Juezas Administradoras de las 13 Regiones Judiciales para evaluar y discutir el manejo de los casos de violencia de género que se presentan ante los tribunales.

Ruiz Costas, según la investigación, fue agredida por su expareja Miguel Ángel Ocasio Santiago mediante el uso de la fuerza y con un arma blanca en su hogar. El hombre, quien posteriormente confesó los hechos, se dispuso a deshacerse del cuerpo semidesnudo transportándolo en el vehículo de la víctima hasta el barrio Guavate de Cayey.

Tras el asesinato de Ruiz Costas, se dio a conocer que, el pasado 25 de marzo, Ruiz Costas intentó protegerse de Ocasio Santiago en los tribunales al interponer una denuncia por violencia de género. El Nuevo Día supo que Ruiz Costas había ido por su cuenta a solicitar una orden de protección, pero la jueza Ingrid D. Alvarado Rodríguez, del Tribunal de Caguas, no aceptó ver el caso. Luego, al ir a través de la Policía y que se asignaran fiscales, el caso lo vio la misma jueza, quien lo desestimó.

Ruiz Costas no quiso continuar con la denuncia para ir en alzada, pues estaba frustrada con el proceso, supo este medio.

“Estos feminicidios no son casos aislados. Son el resultado de una sociedad que normaliza la violencia contra la mujer a través de actitudes machistas y conductas aprendidas que se cuecen desde el hogar, el trabajo y la comunidad; una sociedad que consume en las redes sociales y los medios de comunicación las bromas y los comentarios misóginos, y que crece en un sistema educativo que decide ignorar principios básicos de igualdad con la perspectiva de género”, agregó Oronoz.

En sus declaraciones, Oronoz afirmó que el Departamento de Justicia a través de sus fiscales, la Policía de Puerto Rico, y el Poder Judicial, actuarán de manera acertada en todo momento, “lo que no siempre es posible; todavía existiría el problema de violencia de género. Por eso hay que entenderlo y atenderlo de raíz”.

“En lo que compete al Poder Judicial de Puerto Rico, hemos hecho lo indecible para atender el asunto de violencia de género con la urgencia y la sensibilidad que amerita. Tenemos un rol imprescindible e indelegable de frenar la violencia, brindar seguridad a sus víctimas, y sancionar a los agresores. Por eso, ya sea a través de las salas especializadas, los adiestramientos a jueces y juezas, la educación a la comunidad y los acuerdos colaborativos, este asunto ha sido prioritario. No obstante, nos queda mucho por hacer. Ese es nuestro compromiso y hoy lo reiteramos”, dijo.

💬Ver comentarios