Linda Ramos Rivera no dudó en ir tras el sospechoso tras escuchar el grito de una mujer que la alertó de que ocurría un robo en su comunidad.

Caguas - Unos gritos de su vecina alertaron a Linda Ramos Rivera a las 6:40 la mañana del viernes. En cuestión de segundos, salió de su casa y se percató de que se trataba de un robo al verla forcejeando con un hombre. Corrió a su vehículo y se fue detrás del ladrón. Con la ayuda de otros vecinos, lograron capturarlo y hacer un arresto civil en la urbanización Villa Blanca.

Somos una comunidad que nos conocemos todos. Es una urbanización de personas mayores, por lo que las personas más jóvenes hemos tenido ese sentido de comunidad, de valores… Ellos son nuestra familia. Para nosotros, nuestros vecinos son intocables”, expresó Ramos Rivera.

Su relato es un claro ejemplo de la importancia del sentido de comunidad para preservar la seguridad y cultivar la empatía entre vecinos. El incidente, que trastocó la mañana de los residentes de la zona, entre ellos niños saliendo de sus hogares para montarse en las guaguas escolares, reforzó la solidaridad comunitaria.

“Corrimos mucho. (…) Lo agarro por la camisa y lo llevo hasta donde él había tirado el bulto (de la víctima). Cuando iba hacia los oficiales de la Policía, me dijeron que lo soltara. Lo solté pensando que estaba seguro, pero el individuo volvió a correr y ocurre una segunda persecución en la que él tira una linterna y le da un golpe a un joven (haciéndole una cortadura). Este joven lo empuja y cae a la acera, en donde se hace un segundo arresto (civil)”, narró la mujer que también fue agente de la Policía en Caguas.

A pesar de que no se conocían, ya que la víctima del robo se había mudado hace poco a la urbanización, Ramos Rivera recordó que eso no importaba para saber que tenía que responder “de inmediato”.

“Ella me abrazó y nos dio las gracias”, contó. La joven afectada es una maestra del Departamento de Educación. En su mochila, la que se llevó el individuo y luego fue recuperada por sus vecinos, estaba su computadora del trabajo y demás equipo laboral.

“(El viernes), fue a ella, pero pudo haber sido a mi esposa. Se supone que nos tengamos unos a los otros, que nos ayudemos porque por eso somos vecinos inmediatos”, dijo Taylor Báez, vecino que vive al frente de la casa de la víctima.

Tanto Báez como Ramos Rivera se estaban preparando para salir hacia sus respectivos trabajos cuando sucedió el incidente. Cuando la Policía lo arrestó, se percató que tenía licencias de varios vecinos de la zona, por lo que entienden llevaba robando desde hace varios días. El hombre ha dado varios nombres falsos a las autoridades.

“Estamos pendientes a nuestra seguridad, damos vigilancia de carros extraños… Y así somos nosotros. Tenemos un directorio de vecinos y nos comunicamos a través de un chat desde hace un poco antes del huracán María”, mencionó Ramos Rivera.

Valor de Consejos Comunitarios

El agente José Carballo Rivera, coordinador central de los Consejos Comunitarios de la Policía, destacó la importancia de que las comunidades conozcan cómo intervenir de manera segura.

Estimó que en la isla se han coordinado sobre 260 Consejos Comunitarios, entre ellos, el conformado el año pasado en la barriada Morales, en Caguas.

“La Policía le brinda mínimo tres orientaciones para recoger el sentir de ellos y buscar las posibles soluciones”, comentó Carballo Rivera.

El doctor Ernesto Fernández, asesor del área de Interacción Ciudadana del Negociado de la Policía, dijo que hay varios aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de hacer un arresto civil, como que la persona no esté armada.

Hay escenarios donde el arresto civil sí es factible y viable, pero hay otros escenarios donde, francamente, el ciudadano no se debe exponer porque no tiene el equipo o capacitación para entonces cuidar, proteger su vida y proteger la vida de otros”, explicó.

Mencionó que algunas prácticas efectivas de comunicación son los chats entre vecinos o encender las luces del garaje cuando se escuche algún sonido irregular en la casa del vecino para dejarle saber al posible ladrón que están al pendiente.

Algunas personas hasta comienzan a sonar la bocina del vehículo que sirve de disuasivo. Entonces, pueden ayudar a que una comunidad se autoproteja y se cuide mejor. Lo que queremos es que las comunidades se vayan empoderando, vayan entendiendo su rol y responsabilidad”, dijo Fernández.

En relación a los trabajos en la barriada Morales, Fernández resaltó que se han limpiado las áreas para mejorar el ambiente, lo que identificó como una metodología canadiense que se conoce como prevención del crimen a través del diseño ambiental.

“Es parte del trabajo de policía comunitaria. Lo que pretende Metodología es que entonces se vayan creando unos espacios donde la gente se sienta mucho más segura y más cómoda de interactuar. (...) Hoy día, podemos decir que estamos viendo mayor interacción. La gente se atreve a salir con mayor confianza, hay una mejor interacción y comunicación entre los miembros del Negociado y la comunidad en general”, explicó el experto.

💬Ver comentarios