Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Nuevo estudio expone necesidades de comunidades vulnerables en Ponce, Guayama, Canóvanas y San Juan

El análisis, preparado por Estudios Técnicos, recoge los retos más apremiantes en los barrios servidos por los Centros Sor Isolina Ferré

7 de febrero de 2024 - 10:09 PM

Anitza Cox Marrero, directora de la División de Análisis y Política Social de Estudios Técnicos, a cargo del análisis “Las Comunidades Hablan”. (Vanessa Serra)

La criminalidad y la falta de asistencia en el hogar para el adulto mayor son los problemas más apremiantes identificados entre las poblaciones más vulnerables concentradas en cinco barrios de Ponce, Guayama, Canóvanas y San Juan, según un estudio presentado este miércoles por los Centros Sor Isolina Ferré,

La directora de la División de Análisis y Política Social de Estudios Técnicos –a cargo del análisis “Las Comunidades Hablan”–, Anitza Cox Marrero, explicó que, en las áreas encuestadas, a las que los Centros Sor Isolina Ferré brinda servicios, se manifiestan con más énfasis los efectos de los problemas sociales que Puerto Rico lleva años sufriendo.

A manera de ejemplo, Cox Marrero señaló que el Censo ubica la población mayor de 65 años en la isla en alrededor del 22%, pero el nuevo estudio encontró un porcentaje de más de 30% en las comunidades encuestadas.

“Obviamente, eso tiene unas implicaciones, porque esa transformación de las comunidades plantea unas nuevas necesidades. Y apunta a que, desde la perspectiva de las organizaciones que trabajan por y para las comunidades, es importante también repensar los modelos de servicios”, precisó.

El estudio, que contó con el insumo de 400 familias, encontró que los problemas o necesidades que afectan a los adultos mayores encuestados son la falta de asistencia en el hogar, la ausencia de actividades sociales y recreativas, la violencia y la criminalidad.

Por otro lado, según la investigación, uno de cada cinco hogares consultados está cuidando de un adulto mayor o un niño con necesidades especiales.

Además, el análisis detectó que, en uno de cada cuatro municipios en los que los Centros Sor Isolina Ferré sirven, la proporción de familias bajo el nivel de pobreza es mayor que para Puerto Rico. El 70.5% son madres solteras con menores de 18 años bajo el nivel de pobreza, mientras que el 56.8% son jefas de hogar sin esposo presente.

“Las Comunidades Hablan” se ancla en el contexto socioeconómico actual del archipiélago, como el hecho de que la economía es 19% más pequeña que hace 15 años, que la población se ha reducido en 13% desde 2010, que el 39% de las familias viven bajo el nivel de pobreza y que el 21% de la población de 25 años o más no posee un diploma de escuela superior.

El área de estudio de la iniciativa se concentró en los barrios El Tuque y La Playa, en Ponce; Puente de Jobos, en Guayama; La Central, en Canóvanas; y Caimito, en San Juan.

Anitza Cox Marrero, de Estudios Técnicos, y Luis Alberto Ferré Rangel, presidente de la Junta de Directores de los Centros Sor Isolina Ferré.
Anitza Cox Marrero, de Estudios Técnicos, y Luis Alberto Ferré Rangel, presidente de la Junta de Directores de los Centros Sor Isolina Ferré. (Vanessa Serra)

Necesidades en los “Head Start”

El análisis de Estudios Técnicos contó con un segundo componente enfocado en las necesidades de los Head Start que los Centros tiene en San Juan y Ponce.

“En el caso del estudio de Head Start, quizás, uno de los retos más relevantes es el aumento que se está observando en niños con diversidades funcionales. El Censo dice que alrededor del 2% de la población menor de 5 años tiene condiciones de salud, impedimentos, etcétera. Cuando vamos a la comunidad (encuestada), esa proporción está cerca de 20%”, comentó Cox Marrero.

Por otra parte, en la evaluación de este programa federal –que contempló el insumo de 500 familias de San Juan y Ponce– se establece que todos los niños y niñas encuestados de San Juan están recibiendo servicios para atender la diversidad funcional, mientras que, en Ponce, la proporción es “mucho menor”, lo que plantea una diferencia en el aspecto geográfico.

La directora destacó que espera que los resultados del estudio no queden “en una gaveta”, por lo que urgió a que los datos se utilicen para identificar y priorizar áreas con las cuales debe trabajar la comunidad, “y ver cómo integrarnos en ese esfuerzo”.

“Todos estos datos apuntan a la importancia de fortalecer y construir sobre los capitales comunitarios. Así como las comunidades están enfrentando muchos problemas y necesidades, igualmente hay un capital importante ahí, desde organizaciones que tienen una presencia importante, hasta las capacidades y talentos de los residentes en las comunidades. Y es cómo, entonces, pensamos más allá de los roles que usualmente asumimos comunidad, Estado, sector privado, etcétera, para mirar las soluciones hacia la comunidad, pero respondiendo y escuchando a la comunidad, que es donde están los saberes”, enfatizó Cox Marrero.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: