Guillermo Miranda Rivera, presidente de la Comisión de Educación, Arte y Cultura. (GFR Media)
El exrepresentante penepé Guillermo Miranda.

Los fiscales especiales Ramón Mendoza y Leticia Pabón culminaron el 21 de septiembre su informe relacionado a la investigación que realizaron sobre el exrepresentante penepé Guillermo Miranda, pero una serie de trámites burocráticos han aplazado la fecha en que el documento se haría público.

Por consiguiente, también se atrasa la fecha en que la Oficina del Panel del Fiscal Especial Independiente (Opfei) anuncie si se radicarán o no cargos, dijo la presidenta del organismo, Nydia Cotto Vives.

Miranda Rivera renunció el 25 de octubre del año pasado, luego de que la Comisión de Ética de la Cámara de Representantes evaluara el contenido de la grabación de una llamada telefónica entre él y su exempleada, Ivette Sierra Vivas. En el audio, se escucha a Miranda justificar el despido de la mujer, ejecutado por su director de oficina en el Capitolio, Francisco “Paco” Cruz Rivera, por entender que Sierra Vivas no estaba “poniendo de su parte para el comité”, entiéndase que no quería comprar unas libretas de rifas para recaudar fondos de campaña.

El escándalo culminó con la renuncia del legislador.

El caso fue referido por el Departamento de Justicia a la Opfei el 9 de diciembre del año pasado, con una recomendación de que se investigara la conducta de Miranda Rivera, de Cruz Rivera y de otra empleada de la oficina, Addyth Valle Torres.

En entrevista con El Nuevo Día, Cotto Vives explicó que el primer término con el que tenían que cumplir los fiscales vencía el 14 de marzo, pero dos días antes los fiscales pidieron una extensión de término que no fue concedida inmediatamente debido a que el 15 de marzo la gobernadora Wanda Vázquez Garced ordenó un cierre de operaciones en el Gobierno a causa de la pandemia de COVID-19.

La Opfei finalmente reabrió el 22 de junio y se les dio un plazo adicional a los fiscales hasta el 31 de julio. Mendoza y Pabón solicitaron extensiones adicionales con términos prescriptivos el 31 de agosto y el 21 de septiembre. Cotto Vives, cuidadosa de no revelar el resultado del informe, indicó que los fiscales cumplieron con la fecha límite del 21 de septiembre y le divulgaron al panel de exjueces el resultado de la pesquisa.

“Esbozaron los fundamentos para haber tomado la decisión y pidieron cinco días para completar el informe y cumplieron con ello”, dijo.

Sin embargo, Cotto Vives, al utilizar un juego de palabras “porque no puedo revelar la decisión”, indicó que el panel de exjueces le otorgó ayer a Mendoza y a Pabón 15 días laborables adicionales para atender “unos asuntos adicionales”.

“Se les concede porque los fiscales tienen ante los tribunales 60 y pico de cargos en diferentes etapas. Hay casos en los tribunales, informes que entregar y un sinnúmero de casos”, dijo Cotto Vives al referirse a la pesquisa del chat de Telegram, el referido de la gobernadora Vázquez Garced y otro funcionarios (con fecha límite del 3 de diciembre); la investigación en torno a la expresidenta de la Comisión Estatal de Elecciones, Liza García (16 de diciembre); el referido contra la presidenta del Negociado de Telecomunicaciones, Sandra Torres López (24 de noviembre); el alcalde Quebradillas, Heriberto Vélez Vélez (16 de noviembre) y el exrepresentante popular Narden Jaime (25 de noviembre).

El panel de exjueces tiene, a su vez, ante su consideración desde el 20 de octubre el informe preliminar rendido por la investigadora Crisanta González en cuanto a irregularidades por parte del Gobierno en las compras de pruebas COVID-19. El panel tiene 30 días para examinar el informe y determinar si asigna o no un fiscal al caso.

“Por eso es que ejercemos esa discreción. Si tenemos tantos testigos, tenemos que darles esa prórroga. Son siete fiscales y en cada caso tiene que haber dos fiscales”, dijo Cotto Vives.

Cuando se le indicó que su explicación apunta a que sí se presentarían cargos en el caso de Miranda Rivera, Cotto Vives rechazó que se sea necesariamente el caso.

“Tan complejo es presentar un caso como no presentarlo… ambas determinaciones conllevan un trabajo intenso”, dijo.