Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El plan fiscal revisado que la Junta de Gobierno de la UPR aprobó en marzo no contempló el impacto económico que tendría el coronavirus sobre la institución. (GFR Media)
El plan fiscal revisado que la Junta de Gobierno de la UPR aprobó en marzo no contempló el impacto económico que tendría el coronavirus sobre la institución. (GFR Media)

La administración de la Universidad de Puerto Rico (UPR) solicitó a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que deje sin efecto los aumentos en los costos de matrícula para todos sus estudiantes que están contenidos en el plan fiscal de la institución, lo que incluye a los alumnos de las escuelas laboratorio.

En una misiva enviada al ente fiscal, el presidente de la UPR, Jorge Haddock Acevedo, sostuvo que la pandemia por el coronavirus ha tenido un fuerte impacto económico tanto en la institución universitaria como en sus estudiantes.

“Debido a la crisis socioeconómica actual, entendemos que es prudente mantener los costos de matrícula, cuotas y pagos del año fiscal 2020 sin aumentos a partir del año fiscal 2021 y más allá. Los estudiantes y sus familias han estado contribuyendo a la universidad durante los pasados dos años académicos con aumentos en la matrícula y no deberían tener que enfrentar un aumento adicional en estos momentos”, establece Haddock Acevedo.

“Similar a los estudiantes universitarios, la nueva matrícula y cuotas para las escuelas laboratorio deberían ser pospuestas y revaluadas en otro momento”, añadió el líder universitario en la comunicación escrita, enviada a la JSF el 15 de abril.

La UPR entregó al organismo fiscal su plan fiscal revisado el pasado 30 de marzo, el cual proponía un aumento en las cuotas y la imposición de mensualidades para los estudiantes de la Escuela Elemental y la Escuela Secundaria de la UPR, esta última conocida como UHS. En total, el documento establecía un costo de matrícula anual de $3,500 para los estudiantes de las escuelas laboratorio.

Asimismo, desde el plan fiscal ha establecido aumentos graduales de matrícula y cuotas para los alumnos universitarios, tanto subgraduados como graduados. En el caso de los estudiantes de bachillerato, estos actualmente pagan $124 por crédito, lo cual se supone que aumente a $134 para el próximo año académico.

Haddock Acevedo apuntó que el plan fiscal revisado no contemplaba el impacto del manejo de la emergencia a causa del COVID-19. A 50 días de la implementación del toque de queda y cierre parcial de comercios, se proyecta que la UPR tendrá una pérdida económica de $54.6 millones, precisó el líder universitario. Previamente, el impacto había sido estimado en $145 millones.

La mayor pérdida, unos $25.3 millones, responde a los fondos que no se recibirán del gobierno central producto de la Ley de Juegos de Azar, detalló la administración universitaria. Asimismo, la institución dejará de recibir otros $16.2 millones debido a los servicios que no se dieron en las clínicas del Recinto de Ciencias Médicas y cerca de $1.9 millones a causa de cursos cancelados porque no pudieron ofrecerse a distancia.

“En cuanto a los ingresos por matrícula, subvenciones federales y contratos, anticipamos tardanzas en su recolección. Moratorias en los pagos han sido otorgadas a los estudiantes para matrícula y cargos relacionados. Aun así, la universidad espera que esos pagos se reciban eventualmente, y las mismas expectativas aplican a las subvenciones federales y los ingresos por proyectos”, sostuvo el presidente de la UPR.

El Sistema de Retiro de la UPR también enfrentará un golpe a raíz de la situación económica del país, pero el funcionario sostuvo que esto será discutido posteriormente con representantes de la JSF, luego que se complete un análisis actuarial que ya fue comisionado.

Ante este cuadro financiero, Haddock Acevedo reiteró su pedido para que la JSF congele los recortes presupuestarios que se han sido aprobados para la UPR en los planes fiscales certificados de años previos y que la asignación del Fondo General se mantenga en $501 millones anuales hasta el año fiscal 2025.

Del mismo modo, el presidente universitario solicitó una asignación del gobierno central de $54.6 millones en lo que resta de este año fiscal para mitigar el impacto del coronavirus.