Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La Comisión de Derechos Civiles ofrece  charlas a confinados, entre otros grupos, como parte de su rol educativo. (GFR Media)
La Comisión de Derechos Civiles ofrece charlas a confinados, entre otros grupos, como parte de su rol educativo. (GFR Media)

Se trata del organismo encargado de evaluar las políticas y prácticas de las agencias gubernamentales desde la perspectiva de los derechos humanos. Sin embargo, el gobierno le asignó este año fiscal a la Comisión de Derechos Civiles (CDC) solo 27 centavos por ciudadano para ejecutar su trabajo fiscalizador y educativo.

Para 2012, la CDC tenía un presupuesto operacional de casi $1.3 millones. Esa cifra se ha reducido hoy a $749,000, lo que ha impactado el desarrollo de material educativo y estrategias que le permitan trascender, indicó el director del organismo, Ever Padilla Ruiz, a El Nuevo Día.

“Se escucha a todo el mundo decir que Puerto Rico cambió. Pero ¿realmente cambió? ¿Realmente estamos construyendo un nuevo país? ¿Estamos avanzando en los retos que teníamos como país antes de verano del 2019? Esa es parte de la reflexión que debemos hacer. Nos falta educarnos en derechos humanos. Tenemos que empezar a mirarnos de forma distinta”, reflexionó.

Esa mirada distinta debe incluir -aunque no limitarse- el desarrollo de un currículo educativo en derechos humanos que impacte los sistemas académicos del país en todos sus niveles. “Hemos abandonado y vivido de espalda a la educación de derechos humanos. Tenemos que promover un currículo transversal”, señaló.

En las sociedades nórdicas, por ejemplo se destinan cerca de 30 euros por ciudadano por año, dijo.

A pesar de que el país ha experimentado transformaciones, Padilla Ruiz indicó que aún existen profesionales que desconocen cuáles son las diferencias entre los derechos humanos, que son inherentes a todas las personas, y los civiles, que son los reconocidos por el Estado.

Ese desconocimiento quedó al descubierto esta semana tras la elección de la concursante de Sudáfrica como la nueva Miss Universo, dijo Padilla Cruz. La victoria de la concursante desencadenó una serie de comentarios racistas a través de las redes sociales, incluyendo a un empleado del Departamento de Educación. “Esto pone de manifiesto la necesidad de tomar este tema y ejecutarlo, pero que sea parte de un proyecto de país. Se ha proyectado la violencia y la inequidades que parte de los privilegios y de la educación, de cómo nos concebimos y nos educan”, sostuvo.

Esa educación integrada permitirá, además, que el país cuente con las herramientas para enfrentar y superar los retos futuros que van más allá del verano de 2019 cuando, como resultado del movimiento colectivo y solidario, renunció el gobernador Ricardo Rosselló, agregó.

Las expresiones de Padilla Ruiz surgieron como preámbulo a la celebración del 71 aniversario de la adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos por parte de la Organización de las Naciones Unidas, así como de la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos.

Como parte de su rol educativo, la CDC está ofreciendo una serie de charlas a confinados, empleados gubernamentales y estudiantes. “Más que una teoría pedagógica, la educación en derechos humanos debe traducirse en una práctica real, en la que todos los seres humanos tengamos la posibilidad de reconocernos como seres con igualdad de oportunidades”, sostuvo.