Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El profesor de Derecho Corporativo, David Skeel, dijo que le asusta el proceso de confirmación, pero está dispuesto a someterse  si el presidente lo nomina.
El profesor de Derecho Corporativo, David Skeel, dijo que le asusta el proceso de confirmación, pero está dispuesto a someterse si el presidente lo nomina. ([email protected])

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) confía en que, antes que termine el año, pueda conseguir la aprobación de la reestructuración de la deuda del gobierno de Puerto Rico (GO’s), aseveró ayer David Skeel, experto en temas de quiebra y uno de los siete miembros del organismo.

Skeel, quien fue el conferenciante que cerró la Tercera Conferencia de Promesa –organizada por la Cámara de Comercio de Puerto Rico y Birling Capital–, dijo, además, que los abogados de la JSF aún evalúan si apelarán ante el Tribunal Supremo federal la decisión del Primer Circuito de Apelaciones sobre la constitucionalidad de los nombramientos del ente. No precisó cuándo tendrán una respuesta.

Indicó que, si radican la apelación, el período de 90 días que les dio el Primer Circuito se extendería. “No estamos contentos con la decisión, pero continuamos teniendo autoridad total por los próximos 90 días”, aseveró, despejando las dudas que tuvieron algunos al leer la decisión.

Skeel expresó estar confiado que “el 2019 es un gran un año”, debido a que la JSF quiere completar el plan de reestructuración del gobierno antes de agosto, y señaló que todo el equipo trabaja para lograrlo. “Estoy cautelosamente optimista”, manifestó sobre la posibilidad de que puedan confirmar el plan antes de fin de año.

“Puede que este sea el año en que la gente piense que tal vez la Junta es parte de la solución”, agregó.

Con la decisión del Primer Circuito, que concluyó que los miembros de la JSF fueron nombrados de manera inconstitucional, existen dos formas para que los siete integrantes permanezcan en sus cargos: la apelación al Supremo o que el presidente Donald Trump los nomine y el Senado federal los confirme.

No obstante, esta última opción implica que tendrían que someterse al proceso de vistas de confirmación. “Ese proceso asusta, es algo que me hace sentir incómodo”, admitió el profesor de Derecho Corporativo, quien indicó que, pese a ello, estaría dispuesto a someterse al mismo.

Retos y logros 

En su presentación, Skeel enumeró los retos y los logros de la JSF en los pocos más de dos años que llevan en el cargo. Identificó como retos que el gobernador Ricardo Rosselló objetase seguir las directrices de la JSF en cuanto a los planes fiscales, y confirmar que el organismo no era una junta de control, como ellos creían, sino de supervisión, según lo decidió la jueza Laura Taylor Swain.

Señaló que lo aprendieron cuando nombraron a Noel Zamot para que se encargara de la operación de la Autoridad deEnergía Eléctrica, y la jueza les falló en contra y les indicó que no podían apropiarse del día a día de la utilidad.

“La jueza dejó claro que teníamos mucha autoridad, pero que teníamos que trabajar en colaboración con el gobierno”, sostuvo.

Después del huracán María, la JSF ha enfrentado otro reto, y es que con la aprobación de asignaciones millonarias en fondos federales, se ha hecho más complicado, según él, que el gobierno acepte los ajustes que recomienda la JSF. “Si Puerto Rico no reforma su estructura gubernamental, va a estar en serios problemas porque ese dinero se va a acabar”, sentenció.

A preguntas de si cree que la JSF necesita más poderes para ejecutar su función, Skeel contestó que “ayudaría tenerlos”, pero aclaró que el organismo no planifica solicitarlos. “Con los que tenemos, se puede ser efectivo en lograr la reestructuración”, dijo.

Dudas a granel

En otro panel, previo a la presentación de Skeel, el abogado John Mudd indicó que la decisión del Primer Circuito le ha generado muchas interrogantes sobre el futuro de la reestructuración de la deuda de Puerto Rico, y duda que el presidente Trump vaya a dejar a la junta actual.

“¿Qué pasará si el presidente Donald Trump nombra siete miembros nuevos, el Senado republicano los confirma, y esa nueva junta tiene otra visión sobre cómo reestructurar la deuda? ¿Qué pasa si a la nueva junta no le gusta el plan fiscal aprobado? Si dice hay que definir los servicios esenciales, si tiene otra visión sobre el pago de las pensiones”, cuestionó Mudd a la audiencia.

Señaló que las partes pueden recurrir al Supremo de Estados Unidos en los 90 días, y opinó que la decisión del panel de jueces –que encabezó el puertorriqueño Juan Torruellas– no es solo sobre los miembros de la JSF, sino que es algo más profundo.

Mudd cree que Torruellas deja la puerta abierta para atender el tema de los casos insulares, ya que “él siempre ha querido resolver la discriminación de Puerto Rico en los casos insulares”.

Problemas de salud

En la Conferencia se discutieron, además, los problemas del sistema de salud en la isla. Jaime Rivera Dueño, presidente de la junta de directores de la Asociación de Hospitales, indicó que Puerto Rico enfrenta el reto de, no solo la pérdida de población, sino que la cifra de envejecientes va en alza.

“Seremos una población altamente geriátrica”, dijo el médico, mientras indicó que la población más joven, los niños y recién nacidos “se han convertido en una especie en peligro de extinción”.

Rivera Dueño habló también de las últimas tendencias y retos que enfrenta la industria de la salud, entre las que mencionó los “cambios dramáticos” en tecnología –como la telemedicina, robots y nanomedicina–, así como tratamientos noveles para algunos padecimientos y los pocos recursos federales que recibe la isla para los programas Medicaid y Medicare Advantage.