Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas.
Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas. (Suministrada)

Dos profesores de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) presentaron hoy, miércoles, su renuncia a sus respectivos puestos de confianza por entender que la rectora Ilka Ríos “obstaculizó” los procesos evaluativos de la institución educativa para favorecer un estudiante por petición de sus padres.

Los profesores que renunciaron son el doctor Hilton Franqui, decano asociado de Asuntos Académicos de la Escuela de Medicina; y el doctor Joalex Antongiorgi, decano asociado de Asuntos Estudiantiles.

“Esta decisión no la tomo a la ligera, pues realmente disfruto trabajar de cerca con nuestros estudiantes, así como promover el mejoramiento continuo de nuestra Escuela de Medicina y el cumplimiento con los requisitos de acreditación del LCME. Sin embargo, es precisamente mi compromiso inquebrantable con los estudiantes, con mantener el prestigio de la Escuela de Medicina y con el cabal cumplimiento con las normas de acreditación lo que me lleva a tomar esta decisión”, expresó Franqui en su carta de renuncia.

El catedrático detalló que participó ayer, martes, de una reunión en la que comunicó estar “en total desacuerdo en la manera en que la doctora Ríos ha completamente obviado e incluso obstaculizado los procesos evaluativos de la Escuela para favorecer un estudiante particular, atropellando completamente las regulaciones de nuestra Escuela y obviando el proceso apelativo de decisiones adversas de la universidad”.

Las cartas de renuncia dirigidas a la decana interina de la Escuela de Medicina, Ivonne Z. Jiménez Velázquez, fueron entregadas esta tarde.

Los profesores denunciaron los efectos que este tipo de irregularidad académica puede tener sobre la visita de la Middle States Commission on Higher Education, pautada para septiembre del 2022.

Desde marzo, la agencia acreditadora emitió una advertencia a la administración del RCM por la posibilidad de que su acreditación esté en riesgo debido ante alegado incumplimiento con los estándares de la institución.

Franqui reiteró que la rectora “debió defender los intereses de la institución, los cuales incluyen el velar por el cumplimiento de los reglamentos internos y las exigencias de las agencias acreditadoras”. Subrayó que el alegado trato preferencial de rectoría viola el reglamento de la Liaison Committee on Medical Education (LCME).

Del mismo modo, el doctor Antongiorgi expresó su disgusto por el manejo “atípico” que se le dió al estudiante de la Escuela de Medicina, al cual no se identifica en ninguno de los dos documentos.

En vista de los eventos recientes, he expresado mi total desacuerdo con la manera en que se manejó la situación de un estudiante particular. Como he mencionado, mis recomendaciones siempre han sido con el bienestar del estudiante y de la Escuela de Medicina en mente”, declaró Antongiorgi en su respectiva carta de renuncia.

“Como miembro de la facultad de la Escuela, se me hace imposible no unirme al reclamo de mis compañeros, quienes con tanto esmero y dedicación son quienes hacen que la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico gradúe médicos de excelencia. Las acciones antes mencionadas son un atropello a la facultad y no estoy dispuesto a ser cómplice del mismo”, expresó Franqui.

Además, Franqui detalló que “este tipo de trato preferencial” expone a la institución a procesos de litigio por parte de otros estudiantes.

Los dos docentes que renunciaron a los cargos de confianza fueron nombrados a sus puestos en los decanatos durante la jefatura del ex decano interino de la Escuela de Medicina Humberto Guiot, quien asumió el cargo el año pasado tras el escándalo que surgió en el recinto cuando se dio a conocer que había perdido la acreditación del programa de entrenamiento de Neurocirugía.

La facultad de la Escuela de Medicina le ha solicitado una reunión de emergencia a la decana interina de la Escuela de Medicina, Ivonne Jiménez, para discutir la situación, supo este diario.

“Esto es una falta mayor. Todos los procesos de admisiones y promociones en el recinto deben estar fuera de influencias políticas”, comentó facultativo de la Escuela de Medicina que solicitó no ser identificado.

Al cierre de esta edición, la rectora Ríos no había reaccionado a las denuncias hechas por los catedráticos del RCM.

Una fuente de este diario recordó que no es la primera vez que rectores de Ciencias Médicas intentan anteponer los “intereses de un partido” sobre los criterios de la institución. En el pasado, otros funcionarios intentaron que alumnos fueran admitidos al recinto sin cumplir con todos los criterios de admisión.

Asimismo, compartió que la actual rectora Ríos fue parte del equipo del exrector Rafael Rodríguez Mercado cuando se le dio una plaza docente al exgobernador Ricardo Rosselló Nevares.

“No descarto tomar acciones adicionales”

Posteriormente, el presidente de la UPR, Luis A. Ferrao, dijo que tuvo conocimiento de las alegaciones desde el pasado viernes y que, para “salvaguardar la pureza y transparencia”, solicitó a la Oficina de Asuntos Legales de la Administración Central que designara un oficial investigador para que proceda a realizar una pesquisa.

“No obstante, en atención a la seriedad de las alegaciones que han trascendido públicamente, en las que se adjudican acciones irregulares directamente a la rectora, Dra. Ilka Ríos, no descarto tomar acciones adicionales”, manifestó en declaraciones escritas.

El examinador deberá someterme un informe con los hallazgos, señalamientos y recomendaciones en un término de 20 días. Ferrao no indicó la fecha en la que inició el plazo.

---

La periodista Keila López Alicea colaboró en esta historia.

💬Ver comentarios