Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

La representante María Charbonier entiende que no hay necesidad de aprobar la medida que prohíbe las terapias de conversión debido a que no se ha demostrado que existan.
La representante María Charbonier entiende que no hay necesidad de aprobar la medida que prohíbe las terapias de conversión debido a que no se ha demostrado que existan. (Xavier J. Araújo Berríos)

La representante novoprogresista María Milagros Charbonier insistió ayer en que no se le debe aplicar a los padres, iglesias ni a sus instituciones la prohibición de las llamadas Terapias Reparativas contenidas en el Proyecto de la Cámara 2068, que recibió ayer su única vista pública en la Cámara de Representantes.

💬Ver comentarios