El viernes se reportó otra cifra récord: 621 personas hospitalizadas por COVID-19, con una ocupación de intensivo de 71% entre pacientes admitidos por complicaciones asociadas a este virus, así como de otras condiciones de salud. (Shutterstock)

Puerto Rico amaneció hoy con el reporte de 1,012 muertes por COVID-19, una cifra histórica que refleja el crudo repunte de este virus que atraviesa el país, a poco más de dos semanas de las elecciones generales, tal como habían pronosticado los expertos.

“Llegaremos a 1,000 muertes antes de Acción de Gracias y sobrepasaremos, al paso que vamos, entre 1,200 a 1,300 personas van a morir (este año por COVID-19)”, había dicho también el secretario de Salud, Lorenzo González, el jueves pasado, en una entrevista radial.

Datos del Departamento de Salud reportados hoy advierten, además, que los casos positivos al virus por prueba molecular ya suman 45,268, con otros 1,166 por pruebas de antígeno, más 37,873 por pruebas serológicas (anticuerpos).

Mientras tanto, hoy se reportó otra cifra récord: 621 personas hospitalizadas por COVID-19, con una ocupación de intensivo de 71% entre pacientes admitidos por complicaciones asociadas a este virus, así como de otras condiciones de salud.

Según el “dashboard” de Salud, al día de hoy había 98 pacientes de COVID-19 en unidades de cuidado intensivo y 99 conectados a ventiladores.

Además, el Fideicomiso de Salud Pública reveló otra marca histórica en el modelo de índice de riesgos que crearon para medir cómo va la transmisión del virus y poder tomar acciones basadas en datos.

“Por primera vez, llegamos al 9 en el Índice de Riesgos, que está en el nivel Sustancial (naranja)”, informó el Fideicomiso a través de su página de Facebook.

El director del Fideicomiso, José Rodríguez Orengo, resaltó también cómo, durante los pasados 20 días de noviembre, se han registrado 137 muertes.

“Si seguimos esta tendencia, a final de mes debemos sobrepasar las 200 muertes”, estimó.

En entrevista con El Nuevo Día, la subsecretaria de Salud, Iris Cardona, manifestó su frustración por el cuadro de contagios que vive la isla.

“No son números que se están sumando, sino personas que están muriendo”, dijo Cardona, al lamentar que, si no se puede controlar la cantidad de personas que se infectan, tampoco las complicaciones y fatalidades.

Confirmó que todos los renglones en incidencias del nuevo coronavirus están aumentando en Puerto Rico.

“Estamos en un momento en que tenemos que ser solidarios. ¿Y solidarios por qué? Porque hay un patrón de que se infectan los más jóvenes, pero mueren los más viejos. Y esas personas mayores no tienen el sistema de defensa tan bueno como el de una persona joven y, además, se suman factores sociales y de salud que terminan en su muerte”, abundó.

El renglón de edad con más casos confirmados continúa siendo el de 20 a 29 años, según datos de Salud, que indican que las infecciones se concentran en ese sector poblacional, seguido de individuos de 30 a 59.

Las muertes, mientras tanto, se inclinan hacia la población de 60 años o más, principalmente entre los mayores de 80.

Cardona anticipó que los análisis de Salud sugieren que, en los próximos días, la isla pudiera promediar los más de 1,000 casos positivos confirmados diariamente. Esas cifras, indicó, resultarían en un despunte de las fatalidades reportadas por complicaciones de salud.

“No se trata de cerrar más sectores de la sociedad, sino de que las personas entiendan que hay que ser muy juiciosos”, dijo al advertir que las reuniones familiares traerán más contagios y muertes.

Adelantó que Salud ya está finiquitando los planes de logística para la distribución y administración de la vacuna contra el COVID-19.

Por su parte, Daniel Colón Ramos, presidente de la Junta de Directores de Ciencia Puerto Rico, anticipó en sus redes sociales que viene el período más difícil de la pandemia. “Nuestros sacrificios ahora salvarán vidas”, sostuvo.

El reportero Carlos Tolentino Rosario colaboró en esta historia.