El exmandatario había calificado de
El exmandatario había calificado de "especulación" que lo vinculen con los presuntos sobornos. (EFE)

El expresidente peruano Alan García murió la mañana de este miércoles luego de dispararse en la cabeza este miércoles en su domicilio de Lima al momento de ser detenido por orden de la Justicia peruana por supuestos delitos de corrupción vinculados al caso Odebrecht.

Según informa el diario El Comercio, la decisión judicial fue autorizada a pedido del fiscal del equipo especial Lava Jato (Autolavado) José Domingo Pérez, quien investigaba al exmandatario por los presuntos delitos de lavado de activos, tráfico de influencias y colusión en el marco del Caso Odebrecht. La justicia peruana investiga al líder del Partido Aprista por el Decreto de Urgencia (DU) 032-2009 y los presuntos aportes de Odebrecht a su campaña presidencial del 2006.

El Poder Judicial ya había dictado 18 meses de impedimento de salida del país contra Alan García en noviembre del año pasado. Luego de conocer dicha resolución, el dos veces exjefe del Estado (1985-1990 y 2006-2011) solicitó asilo diplomático en la Embajada de Uruguay, beneficio que le fue rechazado por el gobierno de dicho país el 3 de diciembre del 2018.

El exmandatario había calificado de "especulación" que lo vincularan con los presuntos sobornos que recibió su exsecretario por parte de la constructora brasileña Odebrecht para la adjudicación de la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

La Fiscalía descubrió que Odebrecht consignó más de cuatro millones de dólares en cuentas de Luis Nava, quien fue secretario de Presidencia en el segundo mandato de García (2006-2011), y de su hijo José Antonio Nava.

Estas transacciones proceden de la Caja 2 de Odebrecht, la cuenta oculta con la que la empresa brasileña pagó millonarios sobornos en una docena de países de Latinoamérica, según relevó el domingo el medio IDL-Reporteros.

Los beneficiarios de estas operaciones tenían como seudónimos "Chalán" para Nava y "Bandido" para su hijo, identificación confirmada por la constructora.

Además, Nava también recibió en sus cuentas más de un millón de dólares que Odebrecht transfirió inicialmente al exvicepresidente de la estatal Petroperú Miguel Atala en 2007, en una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA).

García también rechazó este martes en declaraciones al Canal N de televisión conocer el sobrenombre de "Chalán". "De ninguna manera tenía conocimiento de ningún acto ilícito. En absoluto me suena el nombre de 'Chalán'", aseguró.

Asimismo, señaló que espera que las investigaciones reveladas sean "documentadas, comprobadas y ratificadas por las personas", en relación a los descargos que deberán hacer Nava y Atala.

"Considero que debemos esperar la respuesta de los señores Atala y Nava. Estoy seguro de que lo podrán aclarar", manifestó García, quien gobernó Perú entre 1985 y 1990 y entre 2006 y 2011.

"Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza, solo les queda la especulación o inventar intermediarios. Jamás me vendí y está probado", había asegurado García en su cuenta de Twitter.

También indicó que está atento al interrogatorio que los fiscales peruanos realizarán la próxima semana al exdirector de Odebrecht en Perú Jorge Barata, quien se reunió una veintena de veces con García cuando este era presidente y puede dar mayor información como parte de la delación premiada acordada con el Estado peruano.

"Espero que las personas mencionadas respondan, hagan sus descargos y que el 23 (de abril) el señor Barata termine con esta telenovela y haga la declaración ante los fiscales peruanos"", agregó.

En relación al pedido de prisión preventiva de la Fiscalía contra el expresidente Pedro Pablo Kuczynski, también investigado por la Fiscalía por el caso Odebrecht y que se mantiene en una detención por diez días, García señaló que le parece "un exceso".

"Me parece que a una persona que está impedida de salir del país, que tiene movilidad restringida, es un absurdo exponerlo a eso. Prisión domiciliaria es lo máximo que podrían hacer con él", apuntó.

El expresidente intentó recientemente eludir la investigación al solicitar asilo diplomático en la embajada de Uruguay, pero se lo denegaron, al contrario que en los años 90, cuando consiguió refugiarse en Colombia y luego en París para evitar un juicio por presunto enriquecimiento ilícito.


💬Ver 0 comentarios