Un pañuelo blanco con el mensaje en español: "Nunca más" cuelga de un balcón en Buenos Aires, Argentina, el martes 24 de marzo de 2020. (AP)

Buenos Aires, Argentina - Forzados a la cuarentena obligatoria por la pandemia de coronavirus, organismos de derechos humanos, sobrevivientes y familiares de desaparecidos recordaban el martes con mensajes en redes sociales y pañuelos blancos colgados de balcones un nuevo aniversario del golpe de Estado de 1976 que instauró la dictadura militar más sangrienta de América Latina.

Por primera vez desde el retorno de la democracia en 1983, la movilización a la histórica Plaza de Mayo que suele convocar a miles de personas bajo la consiga “Memoria, Verdad y Justicia” fue suspendida.

“El aislamiento preventivo y obligatorio nos impide marchar hoy para cuidarnos. Pero no nos impide recordar”, escribió el presidente Alberto Fernández en su cuenta oficial de Twitter. El mandatario de centro-izquierda acompañó el mensaje con un video en el que distintas personalidades proclamaron “30,000 compañeros detenidos-desaparecidos presentes ahora y siempre”.

Ese es el número de víctimas que los organismos de derechos humanos atribuyen al plan represivo contra disidentes que implementaron las Fuerzas Armadas tras consumar el golpe de Estado el 24 de marzo de 1976. La cifra oficial da cuenta de la mitad.

Varios balcones de la capital argentina lucían pañuelos blancos con las inscripciones “quédate en casa y hace memoria”; “Nunca más” y “Juicio y castigo”, entre otros.

El pañuelo blanco es el símbolo que identifica a las Madres de Plaza de Mayo, quienes en 1977 optaron por cubrirse la cabeza con ellos para identificarse durante una peregrinación religiosa mientras reclamaban por sus hijos desaparecidos.

En las primeras horas del martes, las consignas alusivas al golpe de 1976 eran tendencia de redes sociales en Argentina.

El país sudamericano reportó 301 casos y cuatro fallecidos por coronavirus. El temor al contagio ha llevado a muchos de los casi 1,000 condenados que están en prisión a solicitar a la justicia que le permitan cumplir las penas en domicilio.

"De ninguna manera queremos domiciliaria para los genocidas por el coronavirus”, advirtió Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas, en entrevista radial. “El delito de lesa humanidad no tiene ningún tipo de prebenda ni de derecho a modificar su situación”.

Los organismos de derechos humanos tienen previsto difundir por la tarde un documento alusivo al 44 aniversario del golpe. En simultáneo, con ayuda de la tecnología, se reflejarán los rostros de los desaparecidos en una desierta Plaza de Mayo.


💬Ver 0 comentarios