Una tensión inusual reinaba luego de grandes manifestaciones que denunciaron corrupción del poder y exigieron la renuncia del presidente Jovenel Moïse.

Puerto Príncipe— Miles de manifestantes chocaron el viernes con la policía en la capital haitiana y demandaron la salida del presidente Jovenel Moise, en el sexto día de protestas.

La policía disparó gases lacrimógenos para dispersar a la muchedumbre, que lanzó piedras, trató de robar negocios y rompió las ventanillas de vehículos en Puerto Príncipe. Un grupo lanzó bombas incendiarias contra una gasolinera, pero las llamas fueron extinguidas rápidamente.

Al menos 11 personas han muerto en las protestas, entre ellas un hombre cuyo cadáver estaba ardiendo cerca de una barricada el viernes por la mañana. Otras seis personas murieron el miércoles cuando un vehículo del gobierno perdió el control.

Las escuelas y la mayoría de las oficinas del gobierno siguen cerradas.

Los manifestantes acusan a Moise de no investigar acusaciones de corrupción del gobierno previo, relacionadas con un programa venezolano de combustible subsidiado. Moise ha dicho que él no renunciará.


💬Ver 0 comentarios