Residentes mueven autos dañados que fueron arrastrados por las inundaciones en Bekasi, Java Occidental, Indonesia. (AP/Achmad Ibrahim)

Yakarta, Indonesia — Decenas de miles de indonesios permanecían el sábado en albergues de emergencia a la espera de un descenso de las inundaciones que han dejado 47 muertos desde el año nuevo en y los alrededores de la capital, Yakarta, dijeron las autoridades.

Las lluvias monzónicas y las crecidas de los ríos anegaron una docena de distritos del área metropolitana de Yakarta y causaron derrumbes que sepultaron una docena de personas en los distritos de Bogor y Depok, en las afueras de la ciudad, así como en la vecina Lebak.

Los fallecidos incluyen ahogados y electrocutados después del desbordamiento de ríos a primeras horas del miércoles debido a las lluvias torrenciales la víspera del año nuevo, dijo el portavoz de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres, Agus Wibowo. Tres ancianos murieron de hipotermia.

Se trata de las peores inundaciones desde 2007, cuando 80 personas perdieron la vida en poco más de 10 días.

La inundación llegó muy rápidamente, la corriente se llevó todo de mi casa”, dijo Dian Puspitasari, madre de dos hijos que sacaba apuradamente pilas de lodo de su casa. “Limpiar todo este lodo espeso es otro desastre para nosotros”.

Cuatro días después de las súbitas corrientes que afectaron la región de 30 millones de habitantes, las inundaciones han bajado en muchos distritos de clase media, pero las condiciones seguían siendo malas en las estrechas callejuelas de las zonas próximas a los ríos donde viven los pobres de la ciudad.

Cuando las inundaciones alcanzaron su mayor nivel, hasta 19 pies en algunos lugares, unas 397,000 personas se refugiaron en albergues en la zona metropolitana, dijo Wibowo. Según cifras de su agencia, unas 173,000 personas continuaban sin regresar a sus casas, la mayoría en la zona de Bekasi, la más afectada por las corrientes.

Más de 152,000 personas continuaban apiñadas en 98 albergues de emergencia con suministros suficientes en Bekasi, ciudad satélite de Yakarta, donde hubo desbordamiento de ríos. Gran parte de la ciudad continuaba sumergida en hasta 6.5 pies en aguas turbias, según la agencia.

Quienes regresaron a sus viviendas se encontraron con calles cubiertas de lodo y escombros. Autos estacionados en las entradas de las casas fueron arrastrados por las corrientes y acabaron volcados en parques o apilados en callejuelas. Las banquetas estaban cubiertas por sandalias, cacerolas, sartenes y viejas fotografías. Las autoridades aprovecharon el descenso de las aguas para retirar de las calles el barro y pilas de basura.

El suministro eléctrico fue restablecido a decenas de miles de viviendas y negocios.


💬Ver 0 comentarios