JULEN (semisquare-x3)
El cuerpo de Julen fue rescatado sin vida en la madrugada del sábado 26 de enero pasado. (EFE)

Se disiparon todas las dudas. El informe final de la autopsia realizada a Julen, el niño de dos años que murió tras caer el pasado 13 de enero a un pozo en la localidad de Totalán, en Málaga (sur de España), determinó que el menor murió producto del golpe ocasionado por la caída. 

El informe definitivo concluye que murió sobre las 1:50 p.m. del 13 de enero de 2019 y que "la causa fundamental de la muerte fue por precipitación".

Según informó el diario español El Mundo, la autopsia realizada por el Instituto de Medicina Legal y Forense de Málaga el pasado 8 de abril, Julen falleció víctima de varias lesiones cráneo-faciales: "Dos heridas de aspecto postmortal en la región pronto-lateral izquierda, una herida en región temporal izquierda, otra herida localizada en un plano supero-posterior a la anterior". 

Este informe acaba con las versiones que circularon en marzo y en las que un estudio presentado por la defensa de David Serrano, el dueño de la finca donde murió el niño, sostenía que esas lesiones habían sido provocadas por el impacto de una piqueta de acero corrugado que usaron los bomberos el primer día de rescate.

"Ninguna de estas lesiones se encuentran en el plano superior de la capota o bóveda del cráneo, todas en caras laterales de la cabeza. Compatibles, por tanto, por ser producidas por elementos situados a los lados de la cabeza, al caer el menor de pie, los únicos de estos elementos son las paredes del pozo o materiales que pudieran caer alrededor del cadáver (tierra y rocas). En resumen, sobre la zona superior de la bóveda craneal no existen lesiones que afecten al hueso. Si en esta zona de la cabeza hubiese habido alguna lesión, sólo podría haber afectado a la parte que ha desaparecido (cuero cabelludo) y, por tanto, sería muy superficial, sin que pudieran atribuirse ninguna participación en la producción de la muerte", se puede leer en el manuscrito en donde se establece como causas de la muerte un traumatismo craneoencefálico y raquimedular provocado por la precipitación y un mecanismo de asfixia.


Además, en el documento se recuerda que la piqueta no comenzó a utilizarse hasta las 5:29 p.m., por lo que, "en el poco probable caso" de que esta le hubiera golpeado, el menor ya estaba fallecido desde hacía unas tres horas aproximadamente.

El diario El País informa que la defensa de Serrano había presentado un informe que incluía la hipótesis de la piqueta como causa de la muerte y, para ello, pedía nuevas pruebas. Aunque esas solicitudes no fueron autorizadas por la jueza Elena Sancho Mallorquín, titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, ya que las conclusiones finales de la autopsia no se conocían. Además, los abogados no habían justificado “la finalidad o necesidad de las mismas”.

Por el momento, Sancho Mallorquín mantiene como único investigado en la causa como presunto autor de un homicidio imprudente, al dueño del predio en la que se localizaba el pozo.

Asimismo, el estudio también se refiere al trayecto de la caída, definiendo una distancia de entre 72 y 73 metros (236 y 239 pies) y  habla de "típicas lesiones por precipitación". En relación con la asfixia, el escrito mantiene que el material arenoso que se desprendió con su caída y su ropa interpuesta hicieron imposible la respiración de Julen.

En un testimonio vertido por José Roselló, el padre de Julen, en el programa Espejo Público de Antena 3 y reproducido  por La Vanguardia, lamenta la falta de información que tuvo durante el rescate de su hijo: “Me enteré de que encontraron a mi hijo cuatro horas después”, aseguró. 

El cuerpo de Julen fue rescatado sin vida en la madrugada del sábado 26 de enero por un equipo formado por bomberos de Málaga y miembros de la Brigada de Salvamento Minero procedente de Asturias (norte).

El operativo, en el que participaron más de 300 personas entre profesionales de emergencias, ingenieros, especialistas en diferentes áreas, fuerzas de seguridad y miembros de cuerpos como Protección Civil, duró 13 días debido a las características del pozo por el que cayó el menor y el terreno donde se ubicaba, con materiales de gran dureza que obstaculizaron y ralentizaron los trabajos de rescate.


💬Ver 0 comentarios