Un trabajador con equipo de protección se prepara para rocíar desinfectante como precaución contra el nuevo coronavirus en Seúl, Corea del Sur. (AP)

China suavizó las restricciones a los desplazamientos en la provincia de Hubei, la más afectada por el coronavirus. La medida permitía a miles de trabajadores regresar a sus puestos. Los gestores de las fábricas esperaban con ansia reanudar la producción.

Las ciudades fuera del epicentro del brote, Wuhan, estaban arrendando autobuses, según la agencia oficial de noticias Xinhua, para devolver a sus lugares de trabajo a los vecinos que habían regresado a sus poblaciones natales para celebrar el Año Nuevo Lunar a finales de enero.

Las autoridades chinas han indicado que el brote iniciado en Wuhan a principios de diciembre parecía haber concluido su ciclo en su mayor parte en el país, aunque seguían atentos a casos importantes.

El brote ha tenido un efecto devastador en los servicios e industrias chinas, afectando a sectores desde el automotriz al electrónico, aunque el presidente, Xi Jinping, ha prometido que los objetivos económicos de crecimiento del año se cumplirían.

Xinhua citó a autoridades locales diciendo que solo en la ciudad de Huangguang, vecina a Wuhan, 750,000 trabajadores migrantes no habían podido reincorporarse a su trabajo.


💬Ver 0 comentarios