Ciudadanos caminan utilizando mascarillas en una carretera de Beijing. (AP)

China impuso nuevas restricciones de confinamiento y viajes locales en el norte del país luego de que la ciudad de Harbin, en la provincia de Heilongjiang, reportara más de 30 nuevos casos de contagios por coronavirus (COVID-19).

Harbin tiene una población de más de 10 millones de habitantes, por lo que el gobierno impedirá la entrada de visitantes a la ciudad y ordenó a los residentes a permanecer bajo confinamiento.

Aunque el gobierno no ha establecido un perfil preciso de los nuevos casos, informó que alguno de ellos involucran a ciudadanos chinos que regresaron de Rusia y de Estados Unidos, por lo que se evalúa si pudieron haber contagiado a otros tras su viaje.

"Todos los casos confirmados, casos sospechosos, contactos cercanos de personas asintomáticas y contactos cercanos de contactos cercanos deben ser puestos en cuarentena y se le deben realizar las pruebas", dijo el gobierno de Harbin, según varios medios.

Además, la ciudad ordenó 28 días de cuarentena para todos los recién llegados del extranjero, con dos pruebas de ácido nucleico y una prueba de anticuerpos para cada una.

Las medidas de restricción, sin embargo, no superan a las que se tomaron en la provincia de Wuhan donde se cree comenzó el COVID-19 que se convirtió en una pandemia, según la Organización Mundial de la Salud.

Los hechos en Harbin se desarrollan en momentos en que China intenta reabrir fábrica y levantar algunas medidas de restricción que permitan mover la economía del país.


💬Ver 0 comentarios