Un hombre hace ejercicio en la plaza del Trocadero, cerca de la torre Eiffel en París. (AP)

De Estados Unidos a Europa, pasando por Asia, la gente en muchos lugares del mundo salía de su casa al relajarse las restricciones contra el coronavirus mientras subían las temperaturas primaverales.

Pero la pandemia global empeoró en otras regiones. India reportó el domingo más de 2,600 casos nuevos, su mayor aumento en un día. El dato seguía a los aumentos récord registrados el día anterior en la vecina Pakistán y en Rusia.

China, que reportó dos nuevos casos, asistió a una oleada de visitantes a zonas turísticas, muchas recién reabiertas, tras suavizar las restricciones a los viajes internos de cara a un periodo de cinco días feriados hasta el martes.

Casi 1.7 millones de personas visitaron los parques de Beijing en los dos primeros días de las vacaciones, mientras que los principales destinos turísticos de Shanghái recibieron más de un millón de personas, según reportes en medios chinos. Muchos lugares limitaron el número de visitantes diarios a un 30% de su capacidad o menos, manteniendo las aglomeraciones por debajo de la media.

El uso de mascarillas estaba muy extendido, ya fuera entre corredores en España o bañistas en playas del sur de Estados Unidos. En el Central Park de Nueva York, los corredores se adelantaban el sábado, y una hilera de gente dejaba propinas para un trío que interpretaba temas clásicos de jazz al aire libre.

"Es genial tener público después de todas estas semanas", dijo la saxofonista Julia Banholzer, nacida en Alemania. "Todas mis actuaciones se han cancelado hasta septiempre, y no sé si alguna se recuperará este año. Nueva York es un lugar duro, pero esta es sólo otra época dura que tenemos que superar".

En India, helicópteros de la fuerza aérea dejaron caer pétalos de flores sobre los hospitales de varias ciudades para dar las gracias a médicos, enfermeras y policías, que han estado en la vanguardia de la lucha contra el virus. Cazas de la Marina y la Fuerza Aérea estadounidense sobrevolaron Atlanta, Baltimore y Washington D.C. el sábado en homenaje al personal sanitario.

El número de casos confirmados en India se acercaba a los 40,000, mientras el país de 1,300 millones de personas celebraba el 40to día de una cuarentena que ha trastocado vidas y millones de empleos. La cifra oficial de muertos alcanzó los 1,301.

Rusia anunció 9,633 casos nuevos el sábado y Pakistán casi 1,300, dos cifras récord para un día. Más de la mitad de los casos nuevos rusos estaban en Moscú, que estudiaba habilitar recintos deportivos y centros comerciales como hospitales temporales para lidiar con la avalancha de pacientes.

El virus ha matado a más de 240,000 personas en todo el mundo, incluidos más de 66,000 en Estados Unidos. Italia, Gran Bretaña, Francia y España han sumado más de 24,000 fallecidos cada una, según un conteo de la Universidad Johns Hopkins. Los expertos en salud advierten de que podría producirse una segunda oleada de infecciones a menos que se amplíe de forma drástica el número de pruebas realizadas.

La mayoría de los infectados sufren síntomas leves o moderados. Algunos, especialmente ancianos y personas con problemas médicos previos, pueden morir o sufrir complicaciones graves como la neumonía.

También hay factores económicos que considerar. El cierre de negocios ha sumido la economía global en su peor bache desde la década de 1930 y destruido millones de empleos.

Singapur anunció el sábado que algunos negocios reabrirán a partir del 12 de mayo en una cauta reactivación tras dos meses de cuarentena parcial. Sri Lanka dijo que el gobierno y el sector privado volverían al trabajo el 11 de mayo "para garantizar un regreso a la normalidad en la vida civil y revivir la economía".

Bangladesh, que abrió miles de fábricas textiles el mes pasado, confirmó 552 casos nuevos el sábado. El país del sur de Asia tiene un endeble sistema de salud y las autoridades dijeron que no podrían ofrecer respiración asistida y cuidados intensivos a más de 500 personas a la vez.


💬Ver 0 comentarios