Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Cuando en junio los militantes extremistas del Estado Islámico (EI) tomaron Mosul –la segunda ciudad más importante de Irak– las potencias occidentales decidieron no intervenir. Se dijo entonces que el grupo yihadista, más que una amenaza global, era un problema sectario y regional.


💬Ver 0 comentarios