La mujer fue sancionada por una
La mujer fue sancionada por una "falta a la disciplina militar". (Archivo/GFR Media)

La teniente de las Fuerzas Armadas paraguayas, Carmen Quintero, a quien la semana pasada la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ratificó la pena de arresto por pedir permiso en 2016 para amamantar a su hijo, estudia recurrir a instancias internacionales, según aseguró su abogado.

En concreto, la militar fue sancionada por una "falta a la disciplina militar" porque la solicitud que envió a su superior para que le librara de unas guardias para amamantar a su hijo "fue redactada en términos imperativos", que su superior consideró "agraviantes" ya que, como militar subordinada, debía dirigirse a él en ese nivel, explicó su letrado Carlos Mendoza.

Quintero deberá cumplir una pena de arresto domiciliario de 45 días por ello.

Mendoza afirmó que se encuentra analizando con su clienta "la posibilidad" de elevar el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), porque se trata de una "causa emblemática" y porque "no hay acciones contra las personas que fallaron contra derecho".

Ello, en referencia a los magistrados que dictaron la sentencia en primera instancia "un año y ocho meses después" de la falta, cuya prescripción, según Mendoza, se debía producir a los 45 días.

El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, dijo este martes que "escapa" a sus atribuciones interceder para que Quintero no cumpla la sanción.

El mandatario hizo esas declaraciones en el Palacio de Gobierno de Asunción al ser preguntado por los medios sobre el caso, y aseguró que, según sus asesores jurídicos, "escapa a nuestra atribución" interceder por ella, porque "es una sentencia de la Corte" Suprema, sobre la que no cabe recurso.

"No puedo ir en contra de la ley", agregó.

La ministra de la Mujer, Nilda Romero, preguntada sobre el caso, dijo que Quintero "está en todo su derecho" de recurrir a la CIDH, ante una sanción que calificó de injusta porque "afecta a la cuestión de fondo", que es el derecho a la lactancia materna.

Asimismo, anunció que solicitará una reunión con los mandos militares para solicitar que no se aplique la sanción a Quintero y agregó que "hay una buena predisposición" a ello.

Mendoza celebró esa posibilidad pero añadió que la causa "crea un precedente" de que "no se pudo hacer comprender" a las autoridades militares de entonces, "que el derecho" a la lactancia, "es del niño" y que está jurídicamente por encima del derecho militar.

Según relató Mendoza los antecedentes del caso, Quintero, al volver de su permiso de maternidad en 2016, "se encontró con que la habían trasladado de oficina a una en la que debía hacer guardias" de 24 horas, por lo que solicitó a su superior "volver a su oficina anterior" para evitar las guardias y "cumplir con el derecho de amamantar a su hijo".

Su superior entendió como "agraviantes" los términos de la solicitud, "redactada por un abogado", por lo que recurrió a la Justicia ordinaria.

La teniente fue denunciada por "calumnia", falta "despenalizada" porque Quintero "pidió perdón públicamente" en 2017 y por "falta a la disciplina militar" que, pese a la prescripción que sostiene Mendoza, llegó hasta la última instancia de la Justicia paraguaya.

El abogado señaló que Quintero, tras su pedido, "estuvo un año sin que se le desafecte de las guardias", hasta que finalmente fue cambiada nuevamente de destino. 


💬Ver 0 comentarios