Las restricciones incluyen la parálisis del transporte público urbano, rural y entre municipios, tanto para el servicio estatal como para el particular, precisó el ministro. (EFE / Ernesto Mastrascusa)

La Habana - Cuba anunció este jueves nuevas medidas para reforzar el enfrentamiento al coronavirus que implican la paralización del transporte colectivo, público y privado, a partir del próximo sábado 11 de abril, y la reorganización del comercio, que solo venderá productos básicos como alimentos, y los destinados a aseo e higiene.

Los ministros cubanos de Transporte, Eduardo Rodríguez, y de Comercio Interior, Betsy Díaz, comunicaron durante un programa televisivo las disposiciones que entrarán en vigor este fin de semana con objeto de evitar aglomeraciones de personas y una movilidad innecesaria.

Las restricciones incluyen la parálisis del transporte público urbano, rural y entre municipios, tanto para el servicio estatal como para el particular, precisó el ministro.

Aclaró que circularán medios autorizados con un límite de ocupación al 50 por ciento para el traslado de trabajadores que laboran en actividades con prioridad y otros destinados a atender el transporte de personas con problemas de salud y situaciones imponderables.

Rodríguez recordó que estas medidas se suman a otras adoptadas anteriormente, entre ellas la limitación de servicios de transporte entre las provincias y el cierre de los vuelos internacionales, salvo excepciones.

También anunció la prohibición del transporte de pasajeros en medios de carga, una práctica extendida sobre todo en las zonas rurales, y advirtió de que será obligatorio el uso de mascarillas y de hipoclorito para la higiene de las manos al abordar el transporte que quede autorizado a circular.

A los transportistas privados -con un peso importante como apoyo al deficitario transporte público, sobre todo en La Habana- se les suspenderá la licencia mientras se mantenga la actual situación creada por el coronavirus y se les exonerará del pago de la carga tributaria establecida para ejercer esa actividad.

El ministro del sector señaló que se precisaba sumar nuevas medidas a la higienización y la limitación de servicios, ordenadas con anterioridad, porque se aprecia un incremento en la movilidad y hacinamiento en el transporte público.

"Esto es un riesgo real de contagio", recalcó, e insistió en que el objetivo de las medidas adoptadas en su sector en la contingencia sanitaria actual es contener el avance de la enfermedad COVID-19.

Cierre de centros comerciales

A las ventas reguladas y escalonadas de productos de higiene y aseo por la cartilla de racionamiento se sumará ahora el cierre al público de los mayores centros comerciales y las unidades de gastronomía.

La ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz, explicó que, debido a las largas colas en las cadenas de tiendas las últimas semanas, se acondicionarán establecimientos para la venta exclusiva de alimentos, productos de aseo y artículos básicos.

En La Habana, según refirió, cerrarán algunos de los principales espacios comerciales, como los mercados de 3era y 70 y 5ta y 42 en la barriada de Miramar, así como el de "Cuatro Caminos", y las tiendas por departamentos "La Época", "La Puntilla" y "Carlos Tercero", y quedarán suspendidas las ventas de electrodomésticos, artículos del hogar, ropa, calzado y ferretería.

Asimismo, indicó que se confeccionarán "módulos de aseo" -bolsas con varios artículos- y se organizarán ventas móviles para acercar los productos de primera necesidad a las comunidades y los centros laborales donde trabajan personas que prestan servicios imprescindibles.

En los centros gastronómicos queda suspendido el expendio de bebidas alcohólicas y el consumo de alimentos, que solo se comercializarán para llevar o con entrega a domicilio con un horario restringido hasta las 8 de la noche.

En el caso de los servicios de belleza, como peluquería, barbería, masajes y otros, se mantendrán aquellos que tengan condiciones adecuadas.

Cuba confirmó hoy 58 nuevos contagiados de COVID-19, un total de 15 personas fallecidas y 500 pacientes positivos al coronavirus SARS-CoV-2, que causa esa enfermedad.

El gobierno presidido por Miguel Díaz-Canel Bermúdez ha declarado la fase preepidémica -la segunda de las etapas identificadas por las autoridades sanitarias de la isla-, aunque en varios puntos existe transmisión autóctona limitada.

Además del refuerzo de las medidas para controlar el avance del coronavirus, las autoridades cubanas insisten en los llamados a la disciplina y el aislamiento social, además de apelar a la responsabilidad ciudadana, aunque aún no han decretado el confinamiento domiciliario obligatorio.

El pico de la pandemia en Cuba se prevé durante la primera quincena de mayo, de acuerdo con las evaluaciones de un grupo de expertos creado por el gobierno para estudiar el comportamiento de la COVID-19 en este país caribeño.


💬Ver 0 comentarios