Interior de un vagón de la empresa ferroviaria alemana Deutsche Bahn, similar al que utilizaba Teresa W. como escenario para realizaba sus vídeos. (Deutsche Bahn) (semisquare-x3)
Interior de un vagón de la empresa ferroviaria alemana Deutsche Bahn, similar al que utilizaba Teresa W. como escenario para realizaba sus vídeos. (Deutsche Bahn)

Teresa W., era una guardia del sistema público de trenes de Alemania hasta que su pasatiempo favorito salió a la luz. Es que la mujer fue separada de su puesto de trabajo tras conocerse una serie de vídeos pornográficos de los que ella era protagonista. 

Y, aunque ella alega que eso pertenece a su vida privada y no tendría por qué influir en su trabajo, la mujer se olvidó que de un pequeño detalle: las imágenes las grabó en su lugar de trabajo, adentro de un tren.

"Ahora te mostraré lo que hago con los pasajeros que no han pagado sus tarifas. Bájate los pantalones, ¡quiero verte desnudo", es uno de los diálogos que se pueden oír en un vídeo grabado por la trabajadora ferroviaria en uno de los trenes de la empresa ferroviaria alemana  Deutsche Bahn (DB).

Según explicaron medios de comunicación locales, en las imágenes la trabajadora tomaba el papel de una dominatriz (rol sexual dentro de las prácticas sadomasoquistas en el que una mujer lleva la parte dominante) que castigaba a quienes no pagaban el boleto de para viajar en el medio de transporte. 

En otros de los vídeos, la mujer fue grabada mientras invita a un hombre a la cabina del conductor, donde actúan algunas escenas eróticas.

Pero lo que le agrega un condimento extra a este hecho es la forma en que salieron a la luz las actividades que llevaba a cabo Teresa en el transporte público.

Todo se reveló cuando, por el altavoz, los pasajeros escucharon sonidos extraños y, tras varios minutos, se alarmaron porque lo que oían era el audio de la grabación erótica hecha por la propia guardia del tren.

La empresa alemana de transporte ferroviario anunció diversas medidas que asumieron tras el escándalo, como la condena "en los términos más enérgicos" de la grabación y publicación de los vídeos eróticos.

"El trabajador en cuestión (por Teresa W.) ya no trabaja para nosotros" declaró un portavoz de DB al diario británico Daily Mail.

"Fundamentalmente, no está permitido que los empleados de DB utilicen ropa de trabajo, equipo o espacio de sala para fines privados o comerciales", agregó. "Estamos investigando los hechos del caso y examinando otros pasos por seguir", finalizó.


💬Ver 0 comentarios