El gobierno neozelandeso anunció que endurecerá la legislación de ventas de armas después de la matanza de 50 personas en dos mezquitas cometida por un supremacista blanco, que decidió defenderse sin abogado ante la justicia.

Brenton Tarrant, el joven extremista blanco de 28 años que el viernes pasado atacó dos mezquitas y mató a al menos 50 personas en Nueva Zelanda, aseguró que no desea que nadie trabaje en su defensa sino que será él mismo quien se haga cargo. el agresor de Nueva Zelanda

El australiano acusado de asesinato el sábado por una corte de la localidad neozelandesa de Christchurch, durante una breve comparecencia durante la cual hizo un signo con la mano propio de los supremacistas blancos, planea representarse a sí mismo durante el juicio y no quiere abogados que lo defiendan.

El abogado de oficio Richard Peters, quien lo representó durante la audiencia preliminar, dijo que Tarrant "indicó que no quiere un abogado". "Quiere representarse a sí mismo", señaló Peters, quien consideró que en el caso de Tarrant no se plantea la cuestión de la responsabilidad penal. "Apareció como alguien congruente y que no sufre discapacidad mental. Así apareció. Parecía comprender lo que ocurría", agregó.

El ataque el viernes contra dos mezquitas de Christchurch, que el acusado grabó y transmitió en directo en redes sociales, dejó 50 muertos y decenas de heridos.

El ayudante

Un joven de 18 años fue acusado este lunes por haber retransmitido el video difundido en directo por el autor de la matanza. Si bien la Justicia no autorizó la publicación del nombre, se sabe que está acusado por haber publicado en línea una fotografía de la mezquita de Al Noor de Christchurch con el mensaje "objetivo conseguido".

Por ello se enfrenta a un máximo de 14 años de prisión.

El juez que lleva la causa rechazó liberarlo bajo fianza por lo que permanecerá detenido hasta su próxima comparecencia, el 8 de abril.

La tienda que le vendió armas

Un local reconoció haberle vendido armas por internet a Tarrant. En una conferencia de prensa, David Tipple, propietario de Gun City, dijo que su negocio le vendió cuatro armas y municiones a Brenton Harrison Tarrant a través de un "proceso de pedido por correo en línea verificado por la Policía". La tienda "no detectó nada extraordinario" sobre el comprador, agregó.

Sin embargo ninguna de las armas vendidas eran semiautomáticas de estilo militar, por lo que aún no está claro si en los ataques empleó alguna de las adquiridas en Gun City.

Por su parte, la primera ministra del país, Jacinda Ardern, señaló que la reforma de la ley de armas se anunciará en 10 días y que se investigará a los servicios de inteligencia y seguridad que no detectaron el riesgo que suponía el agresor o sus planes.

Tres días después del ataque, el más letal en la historia moderna de Nueva Zelanda, los familiares aguardaban con inquietud información sobre cuándo podrán enterrar a sus seres queridos. La tradición islámica pide que los cadáveres sean limpiados y sepultados lo antes posible, normalmente en las 24 horas siguientes al deceso.

Ardern dijo que las autoridades prevén entregar todos los cuerpos el miércoles.


💬Ver 0 comentarios