La adolescente Greta Thunberg se ha hecho célebre por sus acciones a favor de la protección del clima. (EFE)

La activista climática adolescente Greta Thunberg, junto a otros quince niños y jóvenes de distintos países, presentó una protesta oficial ante el Comité de Naciones Unidas para los Derechos del Niño por la falta de acción de los gobiernos ante el calentamiento global.

La joven le recriminó a los líderes mundiales su inacción para revertir la crisis climática y para decirles que los jóvenes sí van a actuar.

"Se están muriendo los ecosistemas, estamos a las puertas de una extinción masiva", dijo la activista sueca de 16 años, que acusó a los líderes mundiales de mirar para otro lado o pensar únicamente en el dinero.

La adolescente sueca se aproximó en otras tres ocasiones a la sede de la ONU, pero recién este lunes pudo hablar y lo ha hecho con toda su fuerza frente a decenas de jefes de Estado y de gobierno.

Greta, que se ha hecho célebre por sus acciones a favor de la protección del clima, amonestó a los líderes con su típica frase: “Cómo se atreven”.

“Esto está todo mal. Yo no debería estar aquí”, declaró Thunberg. "Yo debería estar en mi escuela, al otro lado del océano. Son ustedes los que han acudido a los jóvenes en busca de esperanza. Cómo se atreven. Ustedes me han robado mis sueños, me han robado mi infancia, con su retórica hueca”.

Enfatizó que incluso los recortes más estrictos de emisiones de gases le darían el mundo apenas una probabilidad de 50% en limitar el futuro calentamiento del planeta a 0.4 grados centígrados (0.72 grados Fahrenheit), una de las metas globales.

“No les permitiremos salir de esto”, expresó Thunberg. "Este es el momento en que trazamos el límite”.

Nadie se podía creer hace un año que una joven adolescente con Asperger, que en el verano de 2018 comenzó sola una huelga cada viernes delante del Parlamento sueco para reclamar medidas más efectivas contra el cambio climático, pudiera estar hoy aquí recriminando a los dirigentes mundiales su inacción.

Era el comienzo de los "Viernes para el Futuro", una acción que cientos de jóvenes emularon en todo el mundo, ante edificios y sedes políticas emblemáticas.

El meteorito Greta, que hoy se presentó "enfadada y triste", con coleta y una blusa rosa ante los dirigentes, desembarcó en Nueva York entre vítores de apoyo y aplausos de otros activistas el pasado el pasado 28 de agosto.

Llegó a la ciudad de los rascacielos después de dos semanas de travesía por el océano Atlántico a bordo de un velero que nose propulsaba con combustibles fósiles y, desde entonces, su mensaje no ha dejado de crecer y atraer adeptos, tanto en Nueva York y Washington como en todo el planeta, como se pudo ver el pasado viernes en la huelga mundial por el clima que movilizó a millones de jóvenes.

Su última aproximación a las Naciones Unidas, antes del discurso de este lunes, ocurrió el sábado, en el marco de la reunión del Clima de los jóvenes en el que se limitó a decir que la jornada de protestas contra el calentamiento global del viernes, que convocó a millones de estudiantes, demostraban que los jóvenes están unidos y son "imparables".

En tanto, numerosos líderes mundiales prometieron el lunes hacer más para frenar el calentamiento mundial, aunque al mismo tiempo reconocieron que sus metas podrían no ser suficientes.

El presidente estadounidense Donald Trump llegó, escuchó la exposición detallada de la canciller alemana Angela Merkel y se fue sin pronunciar palabra.

Estados Unidos no participó ni siquiera indirectamente, dijeron organizadores. El secretario general de la ONU Antonio Guterres había dicho que si un país no tenía algo constructivo que aportar, mejor que no venga.

En cambio, el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, enviado especial de la ONU para temas climáticos, agradeció a Trump por haber venido, añadiendo que ello posiblemente le ayudará “cuando usted vaya a formular su política climática”, lo que provocó un poco de risas y aplausos.

Sesenta y seis países han fijado metas ambiciosas para reducir el cambio climático y 30 de ellos prometieron anular las emisiones para mediados de este siglo, afirmó el presidente chileno Sebastián Piñera Echenique, quien este año será anfitrión de un foro sobre el clima.

Los líderes de naciones como Finlandia y Alemania prometieron prohibir el uso de carbón en espacio de una década.

El secretario general de la ONU Antonio Guterres inauguró el evento afirmando: “La Tierra está emitiendo un llanto espeluznante: No más".

Este no es el momento de negociar, dijo Guterres, sino de tomar medidas concretas para detener las emisiones para el 2050. Aseguró que el mundo es capaz de lograr la meta estricta mencionada por Thunberg.


💬Ver 0 comentarios