Distintos líderes reaccionan luego de que la policía británica detuvo al fundador de WikiLeaks.

Julian Assange, fundador de WikiLeaks, fue detenido este jueves por la Policía Metropolitana británica en el interior de la Embajada ecuatoriana en Londres, donde se refugió en junio de 2012, luego que Ecuador haya procedido a retirarle el asilo.

Este hecho ha causado revuelo mundial, generando varias reacciones de distintas personas, entre las que destacan jefes de Estado, ministros e incluso líderes de opinión.

Edward Snowden, ex contratista de la agencia de espionaje estadounidense y también requerido por la Justicia estadounidense, calificó el jueves el arresto del fundador de WikiLeaks como un "momento oscuro" para la libre expresión y dijo que contravino un llamado de Naciones Unidas para que sea puesto en libertad.

"Los críticos de Assange pueden celebrar, pero este es un momento oscuro para la libertad de prensa", escribió en Twitter Snowden, que vive en Moscú bajo un acuerdo de asilo después de que filtró información clasificada en 2013.

En la misma línea, el líder independentista catalán, Carles Puigdemont, también expresó su solidaridad con Assange a través de redes sociales, en donde escribió que "estoy muy consternado por la detención de Julian Assange en Londres. Los derechos humanos y especialmente la libertad de expresión están siendo atacados una vez más en Europa".

Rusia fue otro país que rápidamente demostró su repudio a la situación, pues por medio de Facebook, la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajárova, acusó que "la mano de la 'democracia' estrangula la libertad".

Desde Australia, país de origen del fundador de WikiLeaks, la ministra de Exteriores, Marise Payne expresó su confianza en que éste recibirá "un tratamiento justo en los procesos legales a los que se enfrenta en Reino Unido", además de agregar que "los responsables consulares solicitarán visitar a Assange en su lugar de detención".

Por otro lado, el ministro de Asuntos Exteriores británico, Jeremy Hunt, fue una de las personas que defendió el arresto, subrayando que "nadie está por encima de la ley" y que era realmente el activista australiano quien tenía "como rehén" a la Embajada ecuatoriana en Londres. "No se trata de que Assange haya estado como rehén en la Embajada ecuatoriana, realmente es que Assange tenía a la Embajada ecuatoriana como rehén en una situación que era absolutamente intolerable para ellos", comentó.

El expresidente de Ecuador y quien le otorgó el asilo político a Assange, Rafael Correa, también manifestó su completo rechazo a la detención del australiano.

"'Decisión soberana', ¡vaya manera de llamar a la mayor canallada y cobardía! Esto jamás será olvidado por la humanidad entera. Uno de los actos más atroces fruto del servilismo, la vileza y la venganza. La historia será implacable con los culpables de algo tan atroz", escribió el exmandatario en su Twitter.

A través de un vídeo, el actual presidente de Ecuador, Lenin Moreno, justificó el retiro del asilo, indicando que "hoy anuncio que la conducta irrespetuosa y agresiva del señor Julian Assange, las declaraciones descorteses y amenazantes de su organización aliada en contra del Ecuador y, sobre todo, las transgresiones de los convenios internacionales, han llevado la situación a un punto en que el asilo es insostenible e inviable".


💬Ver 0 comentarios