La homosexualidad ya es ilegal en Brunei y se castiga con penas de hasta 10 años de cárcel (semisquare-x3)
George Clooney y el sultán Muda Hassanal Bolkiah. (AP)

El sultanato de Brunei (un pequeño país de Asia) condenará a partir de la próxima semana con la pena de muerte por lapidación (ejecución por lanzamiento de piedras) el adulterio y las relaciones entre personas del mismo sexo, según informaron las autoridades de ese país.

Las nuevas leyes propuestas por el gobierno que encabeza el sultán Muda Hassanal Bolkiah han generado un fuerte rechazo de parte de los grupos de defensa de los derechos humanos, que reaccionaron con temor a este último paso en el endurecimiento de la ley.

Brunei es una nación extremadamente rica en recursos naturales y la práctica de un islam estricto lo diferencia de sus países vecinos: Indonesia y Malasia

Este pequeña nación asiática implementará un nuevo y severo Código Penal, que también establece la amputación de una mano y un pie por robo, a partir del próximo miércoles.

En ese contexto, organizaciones como Amnistía Internacional han instado a Brunei a que "detenga de inmediato" la aplicación de estas penas nuevas. 

"Legalizar semejantes penas crueles e inhumanas es algo atroz", dijo en un comunicado Rachel Chhoa-Howard, responsable de este país en la organización de derechos humanos. "Algunas de las posibles ofensas ni siquiera deberían considerarse crímenes, incluido el sexo consensual entre adultos del mismo género", añadió.

La homosexualidad ya es ilegal en Brunei y se castiga con penas de hasta 10 años de cárcel, sin embargo, ahora se convertirá en un delito capital. La ley sólo se aplica a los musulmanes. En tanto, la nueva sanción por robo es la amputación de la mano derecha por una primera infracción y el pie izquierdo por una segunda infracción.

Un aviso en las salas del Fiscal General de Brunei con fecha del 29 de diciembre de 2018 decía que las disposiciones entrarían en vigor el 3 de abril.

En tanto, una de las voces que se ha alzado en contra de la nueva ley del sultanato es la del actor George Clooney

Clooney ha pedido el boicot de una cadena de hoteles propiedad del sultán de Brunei, por la intención de este de comenzar a aplicar la pena de muerte contra adúlteros, personas LGTBI o aquellos musulmanes que no respeten la estricta versión de la ley islámica (Sharía) que aprobó en 2014. 

En una columna publicada en el medio Deadline, la estrella de Hollywood ha pedido acciones contra esos hoteles.

"Seamos claros, cada vez que nos alojamos o reunimos o comemos en cualquiera de esos nueve hoteles, estamos dando dinero directamente a los hombres que eligen lapidar o pegar latigazos hasta la muerte de sus propios ciudadanos por ser gays o estar acusados de adulterio". 

El actor reconoce que un boicot "tendrá poco efecto en cambiar las leyes (de Brunei)", pero al mismo tiempo se pregunta: "¿Vamos a ayudar a pagar esas violaciones de los derechos humanos? ¿Realmente vamos a ayudar a financiar el asesinato de ciudadanos inocentes? He aprendido con los años que no puedes avergonzar a los regímenes asesinos, pero se puede avergonzar a los bancos, a los financiadores y las instituciones que hacen negocios con ellos y eligen mirar para otro lado".

Según un informe publicado por The New York Times, el sultán de Brunei vive en un palacio con 1,788 habitaciones y posee una fortuna que asciende a decenas de miles de millones de dólares gracias a las riquezas petroleras del país. 

Las Naciones Unidas no se han quedado al margen de la situación en Brunei, porque a pesar de que el sultanato firmó la Convención contra la Tortura y Otros Castigos o Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes, no lo ha ratificado hasta ahora y rechaza las recomendaciones al respecto que la ONU le ha manifestado.

Según el diario español El País, otras dos organizaciones de derechos humanos y LGTB que operan en Filipinas como lo son ASEAN SOGIE Caucus y OutRight Action International han expresado su preocupación por el rumbo que ha tomado Brunei con respecto a  la homosexualidad y  el adulterio.

En las últimas décadas, Brunei ha optado por una visión conservadora del islam que se ha enfrentado con las líneas más moderadas que generalmente se practican en la región y con el lujoso estilo de vida de la familia real.

Una larga disputa entre el sultán Muda Hassanal Bolkiah y su hermano, el príncipe Jefri Bolkiah, se desarrolló en los tribunales de todo el mundo después de la crisis financiera asiática de finales de los años 90 y llamó la atención sobre la reputación de extravagancia del príncipe, incluidos autos, mansiones, amantes y estatuas eróticas.


💬Ver 0 comentarios