Fueron 9 toneladas de oro las que usó Venezuela para pagar a Irán. (AP)

Sin efectivo y desesperada por recibir ayuda que le permita recuperar su industria petrolera, Venezuela acudió a sus bóvedas de oro y entregó toneladas de lingotes a su antiguo aliado Irán, según personas con conocimiento directo del asunto, citadas por Bloomberg.

Funcionarios del Gobierno cargaron cerca de 9 toneladas de oro, una cantidad equivalente a unos $500 millones, en aviones con destino a Teherán este mes en aras de pago por la asistencia de Irán en la reactivación de refinerías venezolanas deterioradas. Los envíos, que resultaron en una caída repentina en las reservas internacionales publicadas por Venezuela, dejan al país devastado por la crisis con solo $6,300 millones en divisas, la cantidad más baja en tres décadas.

Las dos naciones, ambas parias en los círculos internacionales, están trabajando más estrechamente mientras intentan hacer frente a las severas sanciones de Estados Unidos y un colapso provocado por el coronavirus en el precio del petróleo, su principal fuente de ingresos. Para Irán, los acuerdos ofrecen una nueva fuente de ingresos. Para Venezuela, garantizan que su suministro de gasolina no se agote por completo.

Irán es el más reciente destino del oro venezolano después de que Estados Unidos reprimió medidas similares que tenía Caracas con Rusia, Turquía y Emiratos Árabes Unidos.

Mahan Air, la aerolínea sancionada con sede en Teherán, ha realizado más de media docena de vuelos a la nación sudamericana, tan solo en la última semana. La mayoría de los aditivos, piezas y técnicos de gasolina han llegado para ayudar en la reparación de la refinería Amuay en el estado Falcón en la costa noroeste. Entretanto, Mahan ha enviado otros aviones al aeropuerto internacional a las afueras de Caracas, donde los cargan con lingotes de oro para llevarlos de regreso a Teherán, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas porque no están autorizadas a hablar públicamente sobre estas transacciones.

Un funcionario de prensa del banco venezolano no respondió a solicitudes de comentarios, tampoco funcionarios del Ministerio de Información de Venezuela o el Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán.

A medida que los precios del petróleo colapsan, el oro es una fuente de riqueza aún más importante para Venezuela, un país que ha caído en la pobreza extrema bajo el gobierno de Nicolás maduro. Si bien el país tiene unas 70 toneladas de oro en sus bóvedas, venderlo se ha vuelto cada vez más difícil.

Cuando el predecesor de Maduro, el difunto Hugo Chávez, estaba en el poder, él y el entonces líder de Irán Mahmoud Ahmadinejad llegaron aacuerdos en una variedad de proyectos energéticos, agrícolas y financieros. Incluso abrieron una planta conjunta de ensamblaje de automóviles al occidente de Caracas.

Después de un breve respiro, la moneda de Venezuela está nuevamente en caída libre y la inflación ha comenzado a repuntar, con una tasa anual que asciende aproximadamente a 3,500%, según un índice de Bloomberg. La estricta cuarentena para combatir la pandemia de COVID-19 reveló ciertos quiebres y el riesgo de un mayor malestar social está creciendo a medida que Venezuela trata frenéticamente de obtener alimentos y combustible.

Con gran parte del personal del banco central aislado en sus hogares, el transporte de los lingotes de oro en vehículos blindados hacia el aeropuerto fue discreto y realizado por empleados y funcionarios de seguridad fuertemente armados desde las bóvedas ubicadas en el centro de Caracas, según las personas familiarizadas con el asunto.

El oro y los activos restantes del banco central son objeto de una amplia batalla por el control de las finanzas de Venezuela entre Maduro y Juan Guaidó, líder de la Asamblea Nacional que está tratando de instalar un gobierno de transición con el apoyo de Estados Unidos y naciones de América Latina y Europa.


💬Ver 0 comentarios