Se cree que el hombre resultó herido en un accidente de auto a los 10 años y que, desde entonces, su madre lo mantuvo encerrado en su casa de tres pisos. Los vecinos creían que ahí vivía un fantasma.

La pesadilla de un hombre discapacitado llegó a su fin. Luego de 30 años de permanecer presuntamente preso en la casa de su madre, el sujeto fue finalmente rescatado por personal de la Policía de  Chok Chai, en el noreste de Tailandia.

Según un artículo publicado por el portal Newsflare, su madre lo mantuvo encerrado en una casa que estaba adosada a la vivienda de tres pisos en la que ella vivía. Las autoridades creen que ella lo visitaba cada mañana y le dejaba comida cerca de la puerta para que él pudiera alcanzarla.

Curiosamente, ella logró mantener su existencia en secreto durante tres décadas. Según el diario británico The Sun, los vecinos dijeron a la Policía que habían oído hablar de una persona atrapada dentro del edificio, pero que la mayoría creía que se trataba de una historia de fantasmas.

Pero este fin de semana todo llegó a su fin cuando una persona que vivía cerca de la vivienda escuchó ruidos en el interior y se aterrorizó al ver la mano de una persona saliendo por la puerta.

Inmediatamente, el vecino avisó a las autoridades, quienes arribaron al lugar acompañadas por paramédicos y trabajadores sociales. 

Tras poder ingresar a la casa y acceder al hombre, quien se sentía aterrorizado, los rescatistas lo trasladaron al hospital para que se le hicieran los controles de salud. Por su parte, la Policía investiga a su madre bajo los cargos de sospecha de crueldad y encarcelamiento injustificado.

La Policía y los socorristas voluntarios de la Fundación Paveena Hongsakul llegaron a la propiedad y encontraron a una anciana habitando la vivienda junto a un hombre discapacitado de mediana edad que no podía hablar y que se arrastraba por el suelo.

Se cree que el hombre, de quien aún se desconoce su nombre, resultó herido en un accidente automovilístico y que desde los 10 años no puede utilizar sus piernas para trasladarse.

El coronel de la Policía Supol Kamchai dijo que aún no estaba seguro de que la mujer dueña de la casa fuera realmente su madre. "No sabemos el nombre del paciente, tenemos que encontrar más evidencia para probar si ambos son parientes. Hasta ahora, creemos que esto es un confinamiento ilícito y que puede ser procesada incluso si no es su madre legal", dijo Kamchai.


💬Ver 0 comentarios