Joshua Morgerman se tomó este foto en el lugar donde se hospedó en el Cayo Treasure en las islas Ábaco el 31 de agosto. (Josh Morgerman / @iCyclone / Twitter)

El reconocido cazador de huracanes Joshua Morgerman, quien se temía había desaparecido durante el embate del huracán Dorian en las islas Ábaco, parte del archipiélago de Bahamas, el pasado 1 de septiembre, publicó un mensaje en su cuenta oficial de Twitter dejándole saber a sus seguidores que está vivo.

Morgerman, quien es conocido en Puerto Rico por los vídeos que realizó durante el paso del huracán María en septiembre de 2017, llegó al poblado de Cayo Treasure, en las islas Ábaco, el 31 de agosto para documentar el paso del ciclón (que en ese momento había alcanzado la categoría 5 en la escala Saffir-Simpson).

Publicó su último tuit a las 11:40 a.m. del domingo, casi una hora antes de que el fenómeno atmosférico comenzara su embate que se extendería por casi 40 horas ininterrumpidas.

"Sí, estoy vivo. Logré llegar hasta Nassau. El huracán Dorian ha sido, por mucho, el huracán más intenso que he presenciado en 28 años persiguiendo ciclones. Pensé que estaría seguro al pasar el huracán en una escuela construida de concreto sólido ubicada en una colina en la Bahía Marsh. Mala idea", escribió Morgerman en la tarde de hoy, martes.

"Vecindarios enteros fueron arropados por una de las marejadas ciclónicas más altas que recuerde. Las áreas sobre el nivel del agua sufrieron daños catastróficos por el viento. Se han reportado muchas personas que murieron ahogadas, porque fueron golpeadas por objetos o por el colapso de sus residencias. La clínica no es suficiente para atender a todas las personas. Es una catástrofe. ENVÍEN AYUDA A LAS ISLAS ÁBACO", añadió Morgerman en otro tuit.

El impacto del huracán Dorian en las islas Ábaco y Gran Bahama desde la tarde del domingo hasta hoy, martes, dejó una estela de destrucción e inundaciones en una escala poco antes vista.

El ciclón, que hizo su entrada a las islas como un huracán categoría 5, dejó muy pocas estructuras en pie al apabullar el territorio con vientos sostenidos desde 185 a 125 millas por hora (mph) y una devastadora marejada ciclónica. Al momento, el gobierno bahameño confirmó la muerte de, al menos, cinco ciudadanos y la desaparición de múltiples personas.

Morgerman, anfitrión del programa "Hurricane Man" coproducido por la BBC (British Broadcasting Corporation) y The Science Channel, perdió la comunicación cuando las ráfagas del violento huracán comenzaron a llegar a la isla, y no pudo comunicarse sino hasta hoy.

"Fuertes golpes. QUEBRANTOS. Hay paneles que están siendo arrancados de las ventanas (por los vientos). Estamos transportando niños a un lugar seguro, envolviéndolos con mantas. 969 mg (millibares)", escribió Morgerman a las 11:40 a.m. del 1 de septiembre.

El cazador de huracanes luego explicó que los fuertes vientos demolieron la escuela en la cual se resguardo junto a otras seis personas. Morgerman aprovechó la calma cuando el ojo pasó sobre la zona para salir. Se montaron en los pocos automóviles que todavía funcionaban, incluyendo el del cazador de huracanes, y llegaron hasta un refugio oficial del gobierno bahameño antes de que el ojo pasara.

"El edificio estaba repleto de personas aterrorizadas, y muchas de ellas llegaron luego de nadar o tras abandonar sus hogares. La calma del ojo salvó vidas - le dio la oportunidad a las personas de moverse", añadió Morgerman en otro tuit de hoy.

Morgerman llegó al poblado del Cayo Treasure en las islas Ábaco el pasado 31 de agosto procedente del último vuelo programado desde Florida. Desde ese momento ya el cazador de huracanes mostró incertidumbre debido a la errática trayectoria del ciclón, como escribió en Twitter antes de montarse en el avión rumbo a las islas Ábaco.

"Voy a hacerlo. El último vuelo hacia las islas Ábaco en Bahamas antes de que cierren (el aeropuerto). Odio la ruleta de las islas (tratar de atinar el lugar donde un huracán tocará tierra). Pero odio más aún quedarme tres días sin hacer nada para perseguir los bordes de un huracán que se desintegra. Puede que no saque nada de esta persecución. Pero pues...", escribió Morgerman.

Morgerman luego escribió que el Cayo Treasure sería su base de operaciones y que quería estar en el lado norte de la isla porque las proyecciones indicaban que recibiría toda la furia del ciclón. El lugar que escogió contaba con estructuras de concreto sólido.

A las 11:15 a.m. Morgerman escribió que la presión estaba cayendo de manera precipitada y que el ojo y sus vientos causarían muchísimo daño. A las 8:17 a.m. había escrito que, probablemente, pasaría bastante tiempo antes de que pudiera comunicarse nuevamente.


💬Ver 0 comentarios