Pandas (semisquare-x3)
A pesar de la caída, la niña no sufrió heridas de importancia. (Captura vídeo)

Lo que parecía ser un placentero paseo dominical casi termina en una tragedia para una familia china. 

Las cámaras de seguridad de un zoológico de Chengdú (suroeste) captaron el momento en el que una niña cae al foso del recinto de los osos panda.

Aunque, tras vivirse momentos de gran tensión y de pánico, los guardias de seguridad de la Reserva para Pandas Gigantes de la ciudad de Chengdu lograron rescatar a la niña, según han informado medios chinos. 

La pequeña subió a la pared para tener una mejor vista de los animales antes de caer al interior de la jaula, según informó el periódico estatal China Daily.

En las imágenes se puede ver como tres animales se acercaron a la pequeña y deambularon muy cerca de ella, pero en ningún momento dieron señales de querer atacar a la menor, de quien no se informó sobre su edad exacta.

La portavoz de la reserva dijo que las medidas de seguridad son suficientes y que no tienen la culpa del accidente: “Las barandas son bastante altas, por lo que, a menos que se escalen, es imposible caer”. 

El vídeo con la odisea ha sido publicado por la televisión local de la provincia de Sichuan y en él se ve cómo los operarios del zoológico se ayudan con una vara de bambú, que normalmente se utiliza para la limpieza, para sacar a la niña. 

Ante la desesperación de no poder elevar a la menor con el objeto, un hombre se lanza desde la parte superior de la pared de 2 metros (6.5 pulgadas) de altura, perdiendo su sombrero en el proceso. Mientras otros se aferran a sus piernas, él toma la mano de la niña y logra rescatarla.


Tras ser rescatada, la niña se reunió con sus padres y fue llevada al centro de atención médica de la Reserva para realizarle un control. Más tarde, los empleados decidieron trasladarla a un hospital, aunque no sufrió heridas de importancia

El incidente ha llevado al centro de Chengdu a emitir una advertencia sobre estos animales de que no son tan amigables y dóciles como podrían parecer. 

Según recuerda en un artículo el diario británico The Independent, en 2008, un panda en el centro de Ocean Park en Hong Kong le mutiló una pierna a un encargado del lugar.  El animal cuyo nombre, An An, significa "paz" en mandarín, arremetió mientras el cuidador distribuía comida en el recinto de los osos.

Y en 2016, las imágenes de CCTV mostraron a un visitante entrando al recinto de un panda en el zoológico de Nanchang, provincia de Jiangxi, y empujando al oso para despertarlo. Tras despertar, el animal lo atacó y mordió sus piernas. 

Las autoridades de Jiangxi advirtieron al público que "los pandas gigantes se ven lindos, pueden ser muy agresivos".


💬Ver 0 comentarios