Los ataques de cocodrilos son comunes en la parte sur de Palawan (horizontal-x3)
Los ataques de cocodrilos son comunes en la parte sur de Palawan, Filipinas. (EFE)

Los papás son capaces de hacer lo imposible con tal de que sus hijos no sufran. Este es el caso de un padre que incluso mordió a un cocodrilo para salvar la vida de su pequeño.

Un hombre se enfrentó el pasado viernes a un cocodrilo que intentaba arrastrar a su hijo de 12 años bajo el agua en Balábac, provincia filipina de Palawan, dándole golpes y mordiéndolo varias veces hasta que soltó al menor y escapó, informa Manila Bulletin.

El ataque sucedió mientras el pequeño Diego se bañaba junto a su hermano menor en un río. El animal emergió de manera repentina, mordió al joven en el brazo izquierdo y comenzó a llevárselo hacia el agua.

Cuando Diego forcejeaba e intentaba liberarse, su hermano menor corrió hasta la vivienda de ambos -que se ubica muy cerca del río- y avisó a sus padres.

Inmediatamente, Tejada Abdulhasan -el padre del menor- se acercó al lugar y sin dudarlo un instante golpeó al cocodrilo en la cabeza con los puños. Sin embargo, al ver que el reptil no soltaba el brazo de su hijo, el hombre comenzó a morderlo repetidamente en la parte blanda de una de sus patas, provocándole heridas sangrantes.

Finalmente, el animal soltó a Diego y desapareció bajo el agua. Diego pasó dos noches en el hospital antes de ser dado de alta y aunque tiene varias cicatrices, no presenta graves lesiones.

Tejada le dijo a la Policía que "no dudó" en saltar al río y luchar contra el cocodrilo, según el diario Daily Mail. "Había tanta adrenalina en mi cuerpo que no tenía tiempo para pensar. Golpeaba al cocodrilo y no liberaba a mi hijo. Entonces de la nada tuve la idea de morderlo. Agarré su pierna y lo mordí lo más fuerte que pude, como un perro Rottweiler", dijo el hombre.

Sócrates Faltado, portavoz de la Policía regional de MIMAROPA (provincias de Mindoro, Marinduque, Romblon y Palawan), dijo que al parecer Tejada Abdulhasan se vio obligado a usar su boca ya que el cocodrilo estaba arrastrando a su hijo bajo el río en Barangay. "Afortunadamente y debido a la valentía de su padre, la víctima no se ahogó y solo sufrió heridas por las mordeduras del cocodrilo", dijo Faltado.

Los ataques de cocodrilos son comunes en la parte sur de Palawan, que es el hogar del cocodrilo de agua salada. En los últimos años se habían denunciado varios ataques de cocodrilos, la mayoría mortales. 

Los expertos dijeron que los ataques de cocodrilos se hicieron frecuentes en los últimos años cuando los residentes locales comenzaron a invadir el hábitat natural de los cocodrilos de agua salada donde se reproducen y cazan para comer.


💬Ver 0 comentarios