Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas. (Bullit Marquez)

Manila - El periodista filipino Jobert Bercasio fue asesinado la noche del lunes en la ciudad de Sorsogon, centro de Filipinas, abatido por dos hombres enmascarados que le dispararon desde una moto, lo que lo convierte en el decimoséptimo reportero que muere de forma violenta durante el mandato del presidente Rodrigo Duterte.

Es alarmante que la pandemia no haya logrado frenar, ni mucho menos detener, los esfuerzos por silenciar a los medios de comunicación”, denunció el martes el Sindicato Nacional de Periodistas de Filipinas (NUJP, en inglés) en un comunicado en el que aseguran que el asesinato de Bercasio se debió a su labor periodística.

Bercasio, especializado en la cobertura sobre deforestación y minería ilegal en la región de Bicol, recibió cuatro disparos de bala mientras conducía su moto y murió en el acto, según el informe de la Policía publicado en medios locales.

El periodista había trabajado en la emisora de radio nacional DZMS y en el periódico regional Bicol Today, antes de lanzar su propio informativo “Balangibog” por Facebook Live, donde una hora antes de morir denunció que varios camiones con matrículas falsas viajaban de manera ilegal desde una zona de canteras a la ciudad de Bulan.

La NUJP recordó que Bercasio es "el decimoséptimo periodista asesinado bajo la presidencia de Rodrigo Duterte, el 189º desde 1986 y el segundo este año después del asesinato el 5 de mayo de Cornelio “Rex Cornelio” Pepino, quien fue abatido a tiros una hora después de que se ordenara el cierre de la cadena ABS-CBN".

“Saludamos nuevamente a nuestros colegas de la comunidad de periodistas filipinos independientes por negarse a ser silenciados a pesar de los crecientes peligros. Somos independientes no porque se nos permita serlo, sino porque insistimos en ser independientes al servicio del derecho de la gente a saber”, indicó el sindicato.

La ONG Reporteros Sin Fronteras, que ubicó a Filipinas en el puesto 136 de 180 países en su Índice Mundial de Libertad de Prensa y como el más peligroso de la región para ejercer la profesión, también denunció el asesinato de Bercasio.

“Dado el modus operandi, que se ha convertido en habitual en los asesinatos de periodistas en Filipinas, todo indica que los que abatieron a tiros a Jobert Bercasio actuaban bajo las órdenes de alguien molesto con sus informaciones”, señaló el presidente de RSF en Asia-Pacífico, Daniel Bastard.

Desde que Duterte llegó al poder, el 30 de junio de 2016, se han registrado hasta 172 ataques a la prensa: 16 asesinatos, 33 actos de intimidación, 10 arrestos, 12 asaltos con violencia y 17 acusaciones por difamación, según un estudio realizado por la NUJP y el Centro para la Libertad de Prensa y Responsabilidad, presentado el pasado domingo con motivo del Día Internacional de la Libertad de Prensa.