Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Grifos de cerveza de las marcas Castle, Castle Light y Black Label, de South African Breweries, son vistas a través de la vidriera de un bar en la Ciudad del Cabo. (AP)
Grifos de cerveza de las marcas Castle, Castle Light y Black Label, de South African Breweries, son vistas a través de la vidriera de un bar en la Ciudad del Cabo. (AP)

Ciudad del Cabo, Sudáfrica — South African Breweries (SAB), una de las mayores cervecerías del mundo, indicó que podría verse obligada a eliminar 400 millones de botellas de cerveza debido a la prohibición de bebidas alcohólicas en el país, una de las medidas del confinamiento para combatir la propagación del coronavirus.

Sudáfrica suspendió la venta de alcohol cuando entró en vigor el cierre de negocios el 27 de marzo y la cervecería ha registrado una acumulación en sus plantas de producción. La cervecería busca obtener un permiso especial del gobierno para trasladar la cerveza a otras instalaciones de almacenaje, dado que el transporte de alcohol también está prohibido.

SAB señaló el jueves a la cadena eNCA que, de no poder trasladar la cerveza, que suma unos 130 millones de litros (34 millones de galones), se verá forzada a "deshacerse" de la misma, con una pérdida aproximada a los ocho millones de dólares, Esa pérdida pondría en riesgo 2,000 empleos, de acuerdo con SAB.

Sería además una noticia desalentadora para millones de sedientos bebedores sudafricanos que viven la escasez del producto.

Sudáfrica es uno de un puñado de países que han prohibido la venta de bebidas alcohólicas como parte de la lucha contra el coronavirus. India y Tailandia también lo han hecho, pero recientemente levantaron las restricciones. Panamá y Sri Lanka aún tienen prohibiciones en vigor.

El gobierno sudafricano ha suspendido además la venta de cigarrillos durante el confinamiento y ha sido criticado por la severidad de sus medidas.

El profesor Salim Abdool Karim, uno de los principales asesores de salud del gobierno durante la pandemia, defendió la prohibición de alcohol en declaraciones a la prensa el miércoles, argumentando que el consumo de bebidas alcohólicas es uno de los principales factores que contribuyen en los indices de delitos violentos y accidentes carreteros en Sudáfrica y que la suspensión de su venta ha reducido las presiones sobre los servicios médicos.

Representantes de la industria del alcohol han declarado que el gobierno debería permitir la venta de bebidas alcohólicas exclusivamente para consumo en el hogar.