Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, arriba a la iglesia de San Antonio (Colombo), uno de los lugares afectado por el atentado. (EFE)
El primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, arriba a la iglesia de San Antonio (Colombo), uno de los lugares afectado por el atentado. (EFE)

El primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, ha reconocido que los atentados del Domingo de Resurrección, que dejaron 253 muertos en ataques a iglesias y hoteles de lujo, podrían haber sido evitados porque las autoridades tenían información sobre los autores.