Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Soldados y periodistas inspeccionan los restos en el lugar donde cayó un misil iraní en la base aérea de Ain al-Asad, en Anbar, Irak, el lunes 13 de enero de 2020. (AP /Qassim Abdul-Zahra)
Soldados y periodistas inspeccionan los restos en el lugar donde cayó un misil iraní en la base aérea de Ain al-Asad, en Anbar, Irak, el lunes 13 de enero de 2020. (AP /Qassim Abdul-Zahra)

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — Estados Unidos alertó el martes de amenazas a buques comerciales en el Golfo Pérsico y sus alrededores, tras su confrontación con Irán.

La tensión se ha disparado desde que un ataque aéreo estadounidense mató este mes al general Qassem Soleimani, el general más importante de Irán y responsable de su actividad militar en la región. Irán respondió lanzando misiles balísticos contra tropas estadounidenses en Irak, sin herir a nadie, y derribó accidentalmente un avión de pasajeros ucraniano cerca de Teherán, matando a las 176 personas que iban a bordo.

“El aumento de la actividad militar y el incremento de las tensiones políticas en esta región siguen planteando serias amenazas para los barcos mercantes”, indicó Estados Unidos en una advertencia marítima. “Asociada a estas amenazas, existe la posibilidad de un error de cálculo o identificación que podría llevar a acciones agresivas”.

Los barcos que naveguen por el Golfo Pérsico, el Golfo de Omán y el Estrecho de Ormuz -por el que pasa en torno a un tercio del petróleo transportado por mar- podrían sufrir interferencias en el GPS o problemas de comunicaciones, señaló el comunicado.

Algunos barcos han reportado comunicaciones de “entidades desconocidas que afirman falsamente ser barcos militares estadounidenses o de la coalición”, indicó.

Los barcos que reciban contactos de fuerzas iraníes deben identificarse y señalar que operan de acuerdo con el derecho internacional. Estados Unidos recomendó a las embarcaciones que rechazaran permitir que fuerzas iraníes subieran a bordo, pero no resistirse por la fuerza y contactar de inmediato con la Quinta Flota de Estados Unidos.

Irán fue acusada de sabotear petroleros en el Golfo Pérsico el año pasado. El gobierno de dicho país rechazó las acusaciones, aunque admitió haber detenido a un petrolero de bandera británica en respuesta a la detención de un petrolero iraní por parte de las autoridades en Gibraltar. Se sospechaba que el barco iraní pretendía incumplir sanciones internacionales para entregar petróleo a Siria, un estrecho aliado de Irán. Los dos petroleros fueron liberados unas semanas después.

Las tensiones se desataron tras la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirar a supaís del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre Irán y varias potencias internacionales e imponer sanciones económicos “máximas”. Las sanciones han devastado la economía iraní.