El papa Juan Pablo II durante una visita a Puerto Rico. (El Nuevo Día)

Por Jason Horowitz