En esta foto de archivo del 5 de febrero de 2020, el presidente estadounidense Donald Trump y el dirigente opositor venezolano Juan Guaidó se dirigen a la Oficina Oval de la Casa Blanca, Washington. (The Associated Press)

Caracas - El máximo funcionario del Departamento de Estado norteamericano para Venezuela dijo el martes que el gobierno del presidente Donald Trump continuará reconociendo al legislador Juan Guaidó como presidente interino, incluso si el gobierno del presidente Nicolás Maduro arrebata a la oposición el control del Congreso, su último reducto importante.

“Él no va a cambiar el estatus legal para muchos países en el mundo, y especialmente para nosotros”, dijo el enviado especial de Trump, Elliott Abrams, ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado en una audiencia sobre Venezuela.

El gobierno de Maduro ha fijado para el 6 de diciembre las elecciones para renovar la Asamblea Nacional. Como líder de ese organismo, Guaidó reclamó el año pasado la presidencia del país, con el argumento de que la reelección de Maduro fue “fraudulenta”, en parte porque no se permitió la participación de las principales figuras opositoras.

Guaidó y más de dos decenas de partidos opositores anunciaron recientemente que boicotearán la votación, y acusaron al gobierno de Maduro de manipular el proceso, en parte con la imposición de nuevos líderes a los partidos autorizados para participar. Su mandato concluye la primera semana de enero.

"En nuestra opinión, el presidente constitucional de Venezuela hoy y después del 5 de enero del 2021 es Juan Guaidó", dijo Abrams.

Estados Unidos es uno de más de 50 países que han reconocido a Guaidó como presidente interino de Venezuela, alegando que la presidencia de la nación está vacante porque el gobierno de Maduro es ilegítimo.

Sin embargo, 18 meses después, Maduro sigue al mando del país con el respaldo de aliados internacionales clave como Rusia, China, Irán y Cuba.

Los legisladores estadounidenses ofrecieron fuertes críticas a la forma como Washington manejó los esfuerzos para ayudar a Venezuela a librarse del gobierno autoritario de Maduro y regresar el país a la democracia.

"Nuestra política hacia Venezuela en el último año y medio ha sido un desastre absoluto", dijo el senador demócrata Chris Murphy. "Si no somos honestos sobre ello, entonces no podemos corregirlo".

Murphy dijo que la apresurada política estadounidense le ha permitido a Maduro calificar a Guaidó de marioneta de Estados Unidos al tiempo que afianzó el respaldo de Rusia y Cuba a Maduro.

Unos 5 millones de venezolanos se han ido del país para escapar de la escasez de comida, gasolina y un sistema de salud fallido que muestra indicios de estarse desplomando bajo las presiones del coronavirus.