Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Una caravana de migrantes centroamericanos que se dirige a la frontera entre México y Estados Unidos camina por la carretera en Escuintla, Chiapas, México. (AP / Moisés Castillo)
Una caravana de migrantes centroamericanos que se dirige a la frontera entre México y Estados Unidos camina por la carretera en Escuintla, Chiapas, México. (AP / Moisés Castillo)

Pijijiapan, México — La hondureña Madison Mendoza tenía el rostro quemado y los pies lastimados luego de caminar por horas bajo el ardiente sol chiapaneco. Viajaba con su hijo de dos años y no podía contener las lágrimas pese a que por fin ambos pudieron bañarse en Escuintla, una localidad 93.2 millas al norte de la frontera entre México y Guatemala.