Pasajeros hacen fila en un aeropuerto en Londres.
Pasajeros hacen fila en un aeropuerto en Londres. (The Associated Press)

LONDRES — La tasa de inflación de Gran Bretaña alcanzó un nuevo máximo de 40 años al situarse en el 9.1% en los últimos 12 meses hasta mayo, según las cifras publicadas este miércoles, a medida que la guerra rusa en Ucrania sigue elevado el precio de los combustibles y los alimentos.

La inflación de los precios al consumo aumentó ligeramente desde el 9% interanual de abril, que ya era su valor más alto desde 1982, según la Oficina Nacional de Estadísticas.

“Las continuas subidas del precio de los alimentos y el precio récord de la gasolina se vieron compensados por un aumento menor al de año pasado en el costo de la ropa y por el descenso de los precios de los juegos de computadora, a menudo fluctuantes”, explicó Grant Fitzner, economista jefe de la agencia.

El alza estuvo en consonancia con las expectativas de los analistas e indica que no habrá un rápido final para la crisis que enfrentan millones de británicos. El Banco de Inglaterra prevé que la inflación pueda alcanzar el 11% en octubre, cuando se eleve el límite de las facturas energéticas domésticas.

La inflación se está disparando en todo el mundo: Estados Unidos reportó una tasa interanual del 8.6% en mayo y los 19 países de la eurozona registraron un 8.1% ese mismo mes.

En Gran Bretaña, como ocurre en el resto de Europa, millones de personas están viendo cómo se dispara el costo de la vida, en parte debido al conflicto en Ucrania, que está reduciendo el suministro de energía y de alimentos básicos como el trigo.

💬Ver comentarios