Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

BELGRADO, Serbia— En un país machista como Serbia, era un hombre entre los hombres: mayor del ejército en una cultura militarista que glorifica la fortaleza masculina. Era el marido y padre perfecto en una sociedad que enarbola los valores familiares. Pero durante toda su vida el militar sintió que vivía una mentira: en el fondo, era una mujer.