Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Trabajadores humanitarios batallan para distribuir alimentos y suministros en Rafah

La agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los refugiados palestinos indicó que unos 360,000 civiles han huido de la ciudad durante la última semana

14 de mayo de 2024 - 10:31 PM

Israel dice que Rafah es el último bastión del grupo armado, ignorando las advertencias de Estados Unidos y otros aliados de que cualquier operación importante allí sería catastrófica para los civiles. (Abdel Kareem Hana)

Franja de GazaLos trabajadores humanitarios batallan el lunes para distribuir alimentos y otros suministros cada vez más escasos a miles de palestinos desplazados por lo que Israel describe como una operación militar limitada en Rafah, mientras los dos principales cruces cerca de la ciudad sureña de Gaza permanecen cerrados.

La agencia de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos indicó que 360,000 palestinos han huido de Rafah durante la última semana, de los 1.3 millones que se refugiaban allí antes de que comenzara la operación. La mayoría de ellos ya había huido de los combates en otros lugares en los siete meses de guerra entre Israel y Hamás.

Israel dice que Rafah es el último bastión del grupo armado, ignorando las advertencias de Estados Unidos y otros aliados de que cualquier operación importante allí sería catastrófica para los civiles. Mientras tanto, Hamás se ha reagrupado en algunas de las partes más devastadas de Gaza que Israel había afirmado previamente haber despejado con intensos bombardeos y operaciones terrestres.

Treinta y ocho camiones con harina llegaron a través del Cruce Erez Occidental, un segundo punto de acceso al norte de Gaza, dijo el lunes Abeer Etefa, portavoz del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA). Israel anunció la apertura del cruce el domingo.

Sin embargo, no ha entrado comida por los dos principales cruces en el sur de Gaza durante la última semana.

El cruce de Rafah hacia Egipto está cerrado desde que las tropas israelíes lo tomaron hace una semana. Los combates en la ciudad de Rafah han hecho imposible que los grupos de ayuda accedan al cercano cruce de Kerem Shalom con Israel.

Durante la última semana, el ejército israelí ha intensificado el bombardeo y otras operaciones en Rafah, mientras ordena a la población evacuar de partes de la ciudad. Israel insiste en que es una operación limitada centrada en erradicar túneles y otra infraestructura de Hamás en la frontera con Egipto.

Dentro de Rafah, solo dos organizaciones asociadas con el PMA todavía podían distribuir alimentos, y ninguna panadería está operando.

“La mayoría de las distribuciones se han detenido debido a las órdenes de evacuación, el desplazamiento y la escasez de alimentos”, dijo Etefa.

Manifestantes israelíes detuvieron un convoy de ayuda destinado a Gaza en un puesto de control entre Israel y el territorio ocupado de Cisjordania. Videos que circulan en internet mostraron cómo arrojaban parte de la ayuda de los camiones y la destruían. La policía dijo que se realizaron varias detenciones, sin dar más detalles.

Casi toda la población de Gaza depende de las operaciones de los grupos humanitarios para la distribución de alimentos y otros suministros para sobrevivir. Unos 1,1 millones de palestinos en Gaza enfrentan niveles catastróficos de hambre, según la ONU.

El director del Hospital de Kuwait, uno de los últimos centros médicos funcionales en Rafah, indicó que le han pedido al personal médico y a los residentes que viven cerca que se vayan. Sohaib al-Hams advirtió que cualquier evacuación del hospital tendrá “consecuencias catastróficas”.

Por su parte, la organización benéfica internacional Oxfam advirtió sobre brotes de enfermedades en Gaza tras daños estimados en $210 millones en la infraestructura de agua y saneamiento, desplazamientos masivos y la llegada del verano.

“El personal de Oxfam en Gaza ha descrito montones de desechos humanos y ríos de aguas residuales en las calles, entre los cuales la gente tiene que saltar. También informaron que las personas han tenido que beber agua sucia y que los niños son picados por insectos que pululan alrededor de las aguas residuales”, se mencionó en un comunicado.

La guerra comenzó cuando Hamás asaltó el sur de Israel el 7 de octubre matando a unas 1,200 personas, en su mayoría civiles, y tomando otros 250 como rehenes. La ofensiva de Israel ha matado a más de 35,000 palestinos, en su mayoría mujeres y niños, según fuentes palestinas.

Israel conmemoró el lunes el Día de los Caídos en Guerras, un día especialmente sombrío este año, con ceremonias en todo el país. En los actos realizados en el cementerio de Mount Herzl en las afueras de Jerusalén, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu juró una vez más derrotar a Hamás.

“Estamos determinados a ganar esta lucha. Hemos exigido y exigiremos un alto precio al enemigo por sus actos criminales. Realizaremos los objetivos de la victoria y en el centro de ellos el retorno de todos nuestros rehenes a casa”, dijo.

Manifestantes y alborotadores interrumpieron algunas de las ceremonias, reflejando el creciente descontento con los líderes de Israel que ha llevado a miles de personas a protestar en las calles en los últimos meses. Los críticos culpan a Netanyahu por los fallos de seguridad e inteligencia que permitieron que ocurriera el ataque en octubre y por la incapacidad de alcanzar un acuerdo con Hamás para liberar a los rehenes.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: