Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El candidato a la gobernación del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau Ramírez, presentó hoy su "Propuesta para un nuevo enfoque de incentivos industriales", durante la Convención de la Asociación de Industriales.

Dalmau inició su presentación planteando que la estrategia de industrialización auspiciada por todas las administraciones gubernamentales desde 1948 hasta el presente ya colapsó, y se debe a la ausencia de poderes políticos del ELA.

"No se trata de que no se hayan buscado incentivos, sino de que estos se han basado en coyunturas convenientes al tesoro federal, que no necesariamente responden a la situación  económica particular de Puerto Rico ni a nuestros  intereses”, dijo Dalmau Ramírez.

“La manifestación más contundente de esta realidad fue la eliminación de la Sección 936. Los norteamericanos lo hicieron porque era bueno para ellos, sin importarles las consecuencias negativas para Puerto Rico. Por eso es un error la insistencia de que el futuro industrial del país se fundamente en enmiendas de otras secciones del Código de Rentas Internas de Estados Unidos. No podemos seguir dependiendo estratégicamente en cosas que no están bajo nuestro control", expresó.

Para el candidato del PIP, a pesar de las limitaciones que impone la situación colonial, es posible y necesario impulsar un nuevo modelo de incentivos industriales que rompa con los privilegios a las corporaciones exentas de capital extranjero, que otorgue beneficios distintos a las empresas locales, y que erradique la injusta distribución de la carga contributiva que afecta adversamente a la clase trabajadora.

"El análisis de los incentivos industriales no puede desvincularse del objetivo de lograr una transformación profunda del sistema contributivo. No podemos continuar perpetuando la desigualdad que ha caracterizado la forma mediante la cual se recaudan los impuestos en Puerto Rico. Por eso proponemos una visión innovadora, articulada en un Plan Maestro de Incentivos Industriales", destacó Dalmau.

El Plan Maestro tendrá el objetivo de aumentar la capacidad de las empresas para generar empleos y para colocar a Puerto Rico en una posición competitiva en la economía internacional.  Para ello, los incentivos estarán orientados en función de tres parámetros básicos:         

--Ampliación y adiestramiento de la fuerza trabajadora.

--Aplicación más eficiente de la tecnología en la utilización de las fuentes energéticas, incluyendo las hidrológicas, además de la utilización de otras fuentes renovables y no contaminantes de energía como son las fincas fotovoltaicas.          

--Ampliación de los vínculos internacionales mediante la integración de operaciones de producción de Puerto Rico con el exterior o mediante la ampliación del acceso de productos a los mercados internacionales.

Dalmau Ramírez propuso además el diseño de incentivos, tanto contributivos como no contributivos, para las actividades relacionadas con la protección del medioambiente y la conservación de los recursos naturales.

Subrayó la necesidad de establecer un proceso para uniformar los tipos contributivos aplicables a las corporaciones, lo que a su juicio cumple con tres objetivos medulares:

--Se logra mayor equidad en el trato contributivo a las corporaciones;

--se amplía la base contributiva, se simplifica el sistema y, en consecuencia, aumenta la recaudación; y

--se mantienen tasas competitivas teniendo como parámetro las que prevalecen en otras jurisdicciones que compiten con Puerto Rico.

El candidato del PIP puntualizó la urgencia de redefinir el uso de los decretos de exención contributiva para asegurar que, por un lado, haya más discreción de parte del gobierno en la consideración de los incentivos que cumplen con los parámetros mencionados, pero por otro lado, que se asegure una responsabilidad contributiva mayor compatible con esa discreción.

Añadió que se debe instituir un proceso de evaluación periódica de costos y beneficios de estos decretos y establecer un mecanismo de renegociación o arbitraje que permita modificar los decretos temporeramente en caso de que el gobierno demuestre que existe una crisis fiscal.

Finalmente, Dalmau enfatizó en la necesidad de articular una política de promoción de inversiones, que tendría como norte:

--La complementariedad (eslabonamientos, empresas de capital conjunto) entre el capital nacional y el capital externo;

--La movilización de los recursos nacionales;

--La diversificación de los mercados, del perfil de producción y de los actores (empresas) que participan en la actividad productiva;

--La transferencia de conocimiento y tecnología; y

--La inserción en distintos mercados extranjeros.

"Este es el enfoque que coloca en nuestras manos el control de una política de desarrollo industrial que nos permita competir eficazmente. Está bueno ya de suplicar privilegios contributivos que no están bajo nuestro control. Con este enfoque les aseguro grandes beneficios a nuestra industria, así como a las empresas del exterior que opten por realizar operaciones en nuestro país", dijo Dalmau Ramírez.


💬Ver 0 comentarios