El presidente de la Comisión de Salud, Juan Oscar Morales, criticó el testimonio de Segundo Rodríguez Quilichini durante la vista sobre el polémico contrato de pruebas COVID-19.

La directora de la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP), Iris Santos Díaz, figura entre las personas citadas mañana, viernes, para deponer en las vistas de la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes que investigan una serie de transacciones en el Departamento de Salud en el contexto de la emergencia del COVID-19.

Santos Díaz es la figura más cercana a la gobernadora Wanda Vázquez en ser citada. La portavoz de la funcionaria, Vilmar Trinta, no había precisado al mediodía de hoy si la funcionaria iba a acudir.

También están citados mañana el doctor Juan Luis Salgado, integrante del grupo de trabajo médico que asesora a la primera ejecutiva, y dos funcionarios del Departamento de Hacienda: la jefa del Negociado de Intervenciones, Ángela Soto Toro; y el secretario Auxiliar de Contabilidad, Alfonso Rossy.

Salgado tampoco había confirmado su asistencia al mediodía de hoy. En las vistas ha circulado un mensaje de texto en que este médico identifica al doctor Segundo Rodríguez Quilichini como una de las personas facultadas a tomar decisiones de compras relacionadas a la emergencia. Rodríguez Quilichini ha negado que tuviera ese poder.

“Vamos a ver cómo se dio el proceso de la cancelación de este cheque de $19 millones y cómo se evaluó esta orden de compra bajo el Departamento (de Hacienda y) de OGP, que intervino en la aprobación de esa orden de compra”, dijo Morales ayer al explicar las citaciones de Santos Díaz y los funcionarios de Hacienda. El legislador hizo referencia al adelanto de $19 millones que el gobierno le hizo a la empresa Apex General Contractors para que trajera a la isla, en un plazo de cinco días, un millón de pruebas rápidas DE COVID-19 a un costo de $38 por unidad.

Morales ha indicado que planifica citar a la exjefa de personal del Departamento de Salud, Mabel Cabeza y el abogado de Apex, Juan Maldonado.

Silencio de Burgos

El comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead), José Burgos, no ha contestado hoy una petición de entrevista de El Nuevo Día para que reaccionara a señalamientos que hiciera ayer el doctor Rodríguez Quilichini durante la vista pública de ayer. En la audiencia, el galeno señaló a Burgos como la persona que dio la directriz de que un cargamento de 500 pruebas de laboratorios Quest fuera desviado el 26 de marzo de su lugar de entrega original, el Departamento de Salud, y se moviera a la sede del Nmead.

Varios testigos han señalado en las vistas que esa directriz se hizo a espaldas de la entonces secretaria de Salud, Concepción Quiñones de Longo y, al menos una testigo, Adil Rosa, señaló a Rodríguez Quilichini, como la persona que dio esa orden, algo que el galeno negó.

Morales recordó ayer que el testimonio de Burgos, ofrecido a puerta cerrada, y el de Rodríguez Quilichini “no coinciden para nada”.

“Burgos lo que contestó fue, no solamente verbal, sino que lo hizo en un correo electrónico, que él desconocía quién había dado la instrucción de que esas 500 pruebas se recibieran en NMEAD”, dijo Morales.

“Alguien no está diciendo la verdad”, agregó el legislador.

Ayer por primera vez se ubicó al secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Osvaldo Soto, en la reunión en que Burgos supuestamente dio esa orden. Quien reveló ese dato fue Rodríguez Quilichini.

Sin embargo, el representante indicó que Burgos no declaró que Soto estuviera en ese encuentro cuando testificó ante la Comisión de Salud.


💬Ver 0 comentarios