(semisquare-x3)
La Oficina de Presupuesto y Gerencia de la Casa Blanca envió al Congreso una declaración en la que describió la asignación de $600 millones en fondos de asistencia alimentaria como “innecesaria” y “excesiva”. (GFR Media)

Washington - Como una confirmación de que el presidente Donald Trump ha ordenado frenar los fondos para Puerto Rico poder mitigar la catástrofe causada por el huracán María, la Casa Blanca impugnó la propuesta demócrata que busca otorgar a la isla $600 millones en nuevas asignaciones de asistencia alimentaria.

La encerrona de Trump hacia la isla, que se comenzó a conocer sin ambages en noviembre pasado, tuvo su más clara expresión en una declaración de la Oficina de Presupuesto y Gerencia de la Casa Blanca (OMB, por sus siglas en inglés) sobre el Proyecto de la Cámara 268 de asignaciones para atender desastres naturales recientes.

Horas antes, el diario The Washington Post reveló que la renuncia de la subsecretaria de Vivienda federal (HUD), Pam Patenaude - anunciada en diciembre y que se hizo efectiva ayer-, estuvo matizada por su oposición a los esfuerzos de Trump de tratar de impedir nuevas asignaciones, retirar algunas o retrasar fondos prometidos a Puerto Rico.

Mientras la Cámara baja federal, dominada por los demócratas, aprobaba el miércoles el Proyecto 268 de asignaciones para mitigar daños causados por desastres naturales, la OMB envió al Congreso una declaración en la que describió la asignación de $600 millones en fondos de asistencia alimentaria como “innecesaria” y “excesiva”.

El mensaje de OMB incluye objeciones en torno a la dispensa que el proyecto de ley también persigue en la porción -que puede ser de hasta 25% -que los gobiernos de Puerto Rico y las Islas Vírgenes tienen que aportar para pagar por los trabajos de remoción de escombros y medidas de emergencia, relacionada a los huracanes Irma y María, que financia la Agencia Federal para el Manejo de Emergencia (FEMA).

En su declaración, la OMB solo estableció como razón para el presidente Trump vetar la medida, si le llegara a su despacho, la inclusión de una propuesta para reabrir todo el gobierno federal sin un acuerdo sobre sus reclamos para que el Congreso asigne $5,700 millones para financiar partes de un muro en la frontera con México.

Pero, la oposición de Trump a las principales propuestas para la isla en ese proyecto de ley puede hacer más difícil tramitar los fondos en el Senado.

De todos modos, por el momento, la mayoría republicana del Senado ha descartado considerar el proyecto cameral de asistencia para jurisdicciones asoladas por desastres naturales, en solidaridad con Trump y su exigencia de que cualquier medida dirigida a reabrir todo el gobierno federal, que se enfrenta a un histórico cierre parcial desde el 22 de diciembre, incluya fondos para el muro.

Los $600 millones en asistencia alimentaria de emergencia que han impulsado los demócratas, a petición del gobierno de Ricardo Rosselló Nevares, persiguen dar continuidad a otros $1,270 millones que se distribuyen desde marzo pasado, pero se agotan en dos meses.

Los fondos son independientes a los que se asignan anualmente al Programa de Asistencia Nutricional (PAN), que suman otros $1,800 millones. Según el Departamento de la Familia, 279,000 personas o 125,000 familias han podido integrarse al PAN debido a los fondos de emergencia. Los $600 millones solicitados al Congreso tienen el propósito de continuar el acceso de esas personas al PAN hasta el 30 de septiembre.

Según el profesor Héctor Cordero Guzmán, de la Escuela de Asuntos Públicos del Baruch College, un beneficiario del PAN recibe en la isla un promedio cercano a los $135 mensuales.

“El Departamento de Agricultura de Estados Unidos trabaja de cerca con Puerto Rico para desarrollar e implantar un plan que vuelva colocar el PAN en sus operaciones normales después de proveer recursos adicionales significativos inmediatamente después de los huracanes de 2017”, indica la declaración de OMB, con fecha del 16 de enero, en que se objetó la asignación.

Con respecto a la dispensa a los gobiernos de Puerto Rico e Islas Vírgenes en el pago de parte de los trabajos de FEMA, la Casa Blanca sostuvo que “los costos compartidos son críticos para asegurar que el trabajo con las jurisdicciones afectadas son colaborativas y ambos socios tienen incentivos para operar con eficiencia y control de costos”.

Desde el 11 de noviembre pasado, la publicación Axios informó que el presidente Trump había solicitado al liderato republicano del Congreso no otorgar nuevas ayudas a la Isla, después de interpretar en un artículo del Wall Street Journal que la asistencia federal para suavizar los graves daños causados por el huracán María, permitiría pagar más dinero a los acreedores del gobierno de Puerto Rico, como parte del proceso de reestructuración de la deuda pública.

El Nuevo Día recibió la misma información después de parte de dos fuentes. Y ayer, al explicarse la renuncia de la ahora subsecretaria Patenaude a HUD, The Washington Post también corroboró que Patenaude combatió los esfuerzos de Trump por retrasar o desviar el dinero que tramita HUD, que ronda los $20,000 millones a través de programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR).

“No les presioné hacia atrás. Lo que hice fue abogar por Puerto Rico y asegurar a la Casa Blanca que Puerto Ricotenía suficientes controles y había presentado un plan de recuperación de vivienda y desarrollo económico bien pensado”, sostuvo Patenaude.

Aunque anteriormente ha evitado dar por sentado que existe una política pública de Trump en contra de otorgar nuevas ayudas a la Isla, el gobernador Rosselló Nevares, al pedirle públicamente una reunión, elevó ayer el tono de sus expresiones.

En un mensaje dirigido al inquilino de la Casa Blanca, Rosselló Nevares señaló que “todos estos informes recientes sugieren confirmar que su administración está trabajando para eliminar los dólares de recuperación para Puerto Rico, basándose únicamente en estas nociones preconcebidas completamente falsas” de que el dinero de la recuperación terminará en manos de acreedores.

Previamente, Trump puso en tela de juicio el manejo de fondos públicos en Puerto Rico, alegando que sus líderes quieren que se les haga todo y descartando la propuesta de estadidad para la isla.

Recientemente, además, ha tenido bajo evaluación quitarle fondos de emergencia a Puerto Rico y otras jurisdicciones para financiar el muro en la frontera del sur.

No es la primera vez

El director ejecutivo de la Administración de Asuntos Federales (Prfaa), Carlos Mercader, advirtió que no es la primera ocasión que OMB se opone a nuevas asignaciones de emergencia para la Isla. Recordó que en mayo de 2017, el presidente Trump y Mick Mulvaney, ahora jefe de Gabinete interino de la Casa Blanca y desde entonces director de OMB, se opusieron a otorgar $295 millones en fondos de Medicad.

Mulvaney, como director de OMB, también descartó fondos directos para Puerto Rico en el proyecto de asignaciones suplementarias para mitigar desastres que la Casa Blanca envió al Congreso en el otoño de 2017.

En ambos casos, el Congreso terminó legislando fondos para la isla. Aunque el proyecto para mitigar los daños causados por desastres naturales salió de la Cámara baja, dominada por los republicanos, en 2017 sin fondos directos para la Isla, la presión en el Senado, donde los demócratas tienen peso, logró conseguir a principios de 2018 los cerca de $15,000 millones en asignaciones específicas para la isla.

“Grité en contra de los abusos de Trump desde el principio, mientras otros aquí les reían las gracias. Trump no es el dueño de la finca y nosotros no somos sus esclavos", indicó, por su parte, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, mientras, reaccionó inicialmente diciendo que era un error y un “flaco servicio” a los residentes de Puerto Rico tratar de descarrilar la asignación en fondos de asistencia nutricional. Luego, en una declaración en inglés, González -quien hace unos días amenazó con renunciar a la presidencia del Partido Republicano de EE.UU. en Puerto Rico si Trump le retiraba fondos a la isla para financiar el muro-, indicó que el PAN es un “ejemplo principal” de la discriminaciónen contra de la isla, los que “se resuelve con la estadidad”.

Para la congresista demócrata Nydia Velázquez, es “totalmente inconcebible” que se quieran cancelar fondos de asistencia alimentaria para “los más vulnerables, que ya han sufrido enormemente debido a la respuesta inestable y poco efectiva de la administración Trump” al huracán María.

Velázquez -junto a los presidentes de los comités de Seguridad Interna, Bennie Thompson, y Recursos Naturales, Raúl Grijalva-, solicitó anoche al Inspector General de HUD, una investigación sobre los informes de que Trump ha querido detener la entrega de fondos del Programa de Subvención en Bloque para el Desarrollo Comunitario para la Recuperación ante Desastres de Puerto Rico (CDBG-DR).También pidió conocer si hubo alguna influencia indebida relacionada con la renuncia de Patenaude a la subsecretaría de HUD.

El analista estadista Domingo Emanuelli consideró una “barbaridad” y como un acto de discriminación la forma en que el gobierno de Trump se expresa en contra de Puerto Rico. “Los republicanos de la isla deben pensar seriamente seguir en ese partido”, indicó Emanuelli.

El director de la Iniciativa de Política Pública Económica y Alivio para Puerto Rico del grupo estudio Center for American Progress (CAP), Enrique Fernández, sostuvo que después de la ineficiente y lenta respuesta federal al huracán, que se calcula causó 2,975 muertes, Trump debe dejar de “colocar la isla y más vidas puertorriqueñas en riesgo”.


💬Ver 0 comentarios