En las primarias presidenciales republicanas de 2016 en Puerto Rico, Trump quedó muy rezagado y solo obtuvo el 13% de los votos. El presidente ha descartado echar hacia delante la estadidad y ha criticado consecuentemente al liderato político local. (GFR

Washington - En este ciclo electoral 2020, la campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump -quien tiene una muy baja popularidad en Puerto Rico- es hasta el momento la que más fondos ha recibido de contribuyentes de la isla.

Los donativos a Trump suman menos que el total recibido por el núcleo de precandidatos presidenciales demócratas. Pero, los $25,775 enviados al comité electoral de Trump y su comité de acción política (PAC) -Trump Victory- superan los fondos recibidos individualmente por los aspirantes demócratas.

Elías Sánchez, el cabildero, amigo y exdirector de campaña de Ricardo Rosselló Nevares, y David Tirri, dueño del hotel del aeropuerto Luis Muñoz Marín, son los que más dinero han entregado a los comités de Trump, con $11,200 cada uno. Ambos han dado $5,600 al comité “Donald Trump for President” y la misma cantidad a su PAC Trump Victory.

Sánchez -quien colaboró con la campaña presidencial de Marco Rubio el pasado cuatrienio- y Tirri hicieron el donativo el mismo día, el 7 de marzo de 2019, según los datos de la Comisión Federal de Elecciones (CFE).

Para esa fecha, Sánchez -quien ha estado bajo investigación federal- fue a Mar A Lago a proponerse como el puente para la campaña de Trump en Puerto Rico y a defender al entonces gobernador Rosselló Nevares, su amigo y compadre, según fuentes.

Rosselló Nevares dejó La Fortaleza en medio de denuncias de corrupción en contra de su gobierno y la divulgación de un chat en el que encabezó burlas e insultos en contra de amplios sectores de la sociedad puertorriqueña. Desde enero pedía una reunión a Trump, a quien -después de evitar llevarle la contraria- le llegó a decir que tenía ganas de darle un puño por amenazar con quitarle fondos a la isla.

Trump quedó muy rezagado en las primarias presidenciales republicanas de 2016 en Puerto Rico. Entonces solo obtuvo el 13% de los votos frente al 70% del senador Rubio. Una encuesta del diario The Washington Post -hecha entre julio y agosto de 2018- reveló que solo el 15% de los puertorriqueños respalda su labor.

Aunque ha descartado echar hacia delante la estadidad y ha criticado consecuentemente al liderato político de Puerto Rico, Trump tiene en este momento como principales enlaces en la isla a la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, quien en 2016 dijo que el entonces candidato no la representaba, y al presidente de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que controla las finanzas públicas de la isla, José Carrión III.

“Sin hablar por la campaña, el equipo de finanzas trabaja con mucha gente alrededor del país, incluyendo a Puerto Rico, que están apoyando la reelección”, indicó el puertorriqueño Javier Ortiz, quien fue parte del comité de Transición de Trump.

Además de Sánchez y Tirri, el empresario John Regis, quien presidió la campaña de Trump en Puerto Rico en 2016, es el otro residente de la isla que ha enviado una cantidad significativa -$2,800 dirigidos al PACde Trump- desde la isla para el esfuerzo reeleccionario del presidente de EE.UU.

El exgobernador de Massachusetts William Weld, quien reta a Trump, no ha recibido contribuciones de residentes de la isla.

Los demócratas

Los precandidatos presidenciales demócratas, mientras, han recaudado, entre todos, un total de $45,418, de acuerdo a los datos de la Comisión Federal de Elecciones. Casi ninguno tiene PAC. Uno de los pocos que tiene esos comités de acción política, el exvicepresidente Joseph Biden, quien marcha al frente en las encuestas, está a punto de cerrarlo.

En las pasadas primarias presidenciales de Puerto Rico -que atraen generalmente a una pequeña porción del electorado puertorriqueño-, los votantes se han identificado en proporción de dos a uno con los demócratas.

Entre los precandidatos presidenciales demócratas, el senador Cory Booker (Nueva Jersey) es el que más fondos ha recibido en este ciclo, con $10,975, seguido de la senadora Kamala Harris (California), con $10,708.

Son cantidades muy pequeñas en comparación con la pasada campaña presidencial. Por ejemplo, en los primeros nueve meses de 2015, Hillary Clinton recaudó $450,000 de donantes de la isla.

A Booker le han donado siete residentes de Puerto Rico, incluido el inversionista y recaudador demócrata Nicholas Prouty ($2,800). Prouty ($2,700) también está entre los siete donantes de Harris.

Los $5,600 obtenidos por Julián Castro, exsecretario de la Vivienda federal y el primero en ir a la isla en este ciclo presidencial, le fueron enviados por una sola persona, de nombre Happy Walters.

Pete Buttigieg, alcalde de South Bend (Indiana), ha recibido $4,485 de contribuyentes de la isla, unos 16, en los primeros seis meses de esta elección presidencial.

El senador Bernie Sanders ocupa el cuarto lugar entre los precandidatos presidenciales, en términos del total de dinero que se le ha enviado en la isla con $4,831. Pero, más de 100 personas le han enviado dinero, casi todos pequeñas cantidades.

Según la campaña de Sanders, el promedio de donativos que recibe el senador es de $19 por persona.

Biden ha recibido $2,875, seguido de la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren ($2,021), la escritora Marianne Williamsen ($1,315), la congresista por Hawai Tulsi Gabbard ($1,308), el excongresista por Texas Beto O’Rourke ($1,056) y el empresario Andrew Yang ($270).

Sanders y Warren han estado particularmente activos en los temas de Puerto Rico, con medidas dirigidas a establecer una especie de Plan Marshall para la reconstrucción la isla, la cancelación de parte de la deuda pública e investigar la respuesta federal a la emergencia que desató el huracán María.

“En estos tiempos de unidad puertorriqueña, la clase de donantes políticos de la isla debieran cerrar filas con la diáspora en sus esfuerzos de presionar a los candidatos presidenciales de ambos partidos para exigirlesdetalles concretos sobre sus planes para Puerto Rico”, indicó Federico de Jesús Febles, estratega demócrata de la empresa FDJ Solutions.

Warren fue la segunda en ir a Puerto Rico como precandidata presidencial de este ciclo electoral. Ha sido además la única que ha tenido hasta el momento un conversatorio en la isla. La congresista Gabbard, por su parte, estuvo en San Juan los días 19 y 20 de julio para unirse a las protestas en reclamo de la renuncia del ahora exgobernador Rosselló Nevares.

Varios de los precandidatos presidenciales demócratas -incluidos Sanders, Warren, Buttigieg, Booker y Gabbard- abogaron por la renuncia de Rosselló Nevares y expresaron admiración por las masivas protestas que forzaron la salida del exgobernador.


💬Ver 0 comentarios