(GFR Media)

En momentos en que una cantidad incierta de contratistas en la Cámara de Representantes no ha cobrado por trabajos realizados en noviembre y diciembre, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) le negó a ese cuerpo legislativo acceso a $246,325.

La carta de la JSF, firmada por su directora ejecutiva, Natalie Jaresko, alude a dos misivas enviadas por el administrador de la Cámara de Representantes, Moisés Cortés Rosado, el 5 y 9 de diciembre, en las que hizo una petición de fondos.

Específicamente, el funcionario buscaba tener acceso a $246,325 de dos fuentes: dinero no utilizado de presupuestos previos y parte de la reserva de 2.5% en las partidas vigentes.

En su comunicación, Jaresko no detalla las razones que tuvo la Cámara para solicitar el dinero, pero El Nuevo Día supo que se trata de falta de liquidez para pagar a los contratistas.

Desde el presupuesto del año fiscal 2016-2017 al vigente, la JSF le ha recortado a la Asamblea Legislativa $61.1 millones. Se supo que el patrón de atrasos en los pagos comenzó en septiembre y se ha agravado. Por ejemplo, el desembolso de agosto se hizo a mediados de septiembre y no a principios de ese mes, como ha sido costumbre. El patrón se repitió cuando septiembre se pagó a mitad de octubre, y octubre se pagó a mediados de diciembre.

De ordinario, se presentan facturas en los primeros días del próximo mes, se procesan y se desembolsan los fondos en 15 días.

"La JSF deniega su solicitud de reasignar las dos fuentes de fondos identificadas y que fueron mencionadas en su carta del 5 de diciembre de 2019 para ser gastados en el año fiscal 2020", indicó Jaresko.

El Nuevo Día solicitó una reacción al presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, pero no se obtuvo respuesta de inmediato.

Tan reciente como hoy, el representante independiente Manuel Natal denunció en su cuenta en la red social Twitter cómo, mientras el calendario de la sesión legislativa del lunes carece de medidas para atender la crisis actual provocada por los terremotos, "los contratistas en la Cámara de Representantes llevan sin cobrar desde octubre del 2019. Quizás para los que tienen cientos de miles en contratos eso no le hace mella, pero hay mucha gente de a pie pasándola mal", dijo.

El Nuevo Día supo que el problema de la falta de pagos a contratistas es generalizado entre todas las delegaciones.

El Senado, supo este diario, no ha confrontado problemas para pagar a sus contratistas en este año fiscal y pagó el bono en su totalidad. El de la Cámara fue la mitad de lo otorgado en el 2018.

En entrevista con El Nuevo Día, el representante popular Luis Raúl Torres, confirmó los atrasos a contratistas.

"Eso es correcto. Lo único que sabemos es que nos informaron que no saben cuándo van a pagar noviembre y diciembre", dijo Torres al aludir a una comunicación de la Oficina de Finanzas.

En el caso de Torres, tiene un abogado y una persona que maneja medios de comunicación con pagos atrasados.

"Y todos los compañeros tienen uno o varios contratistas externos", dijo Torres.

El representante popular José ‘Conny’ Varela dijo que él también tiene dos contratistas que no han cobrado los pasados dos meses e incluso le advirtieron que no seguirían trabajando si no reciben su paga.

Tres contratistas, todos bajo condición de anonimato y quienes trabajan en oficinas de legisladores del Partido Nuevo Progresista (PNP) confirmaron que el último mes que han cobrado ha sido octubre.

Mientras, un representante PNP, quien prefirió no ser identificado, también confirmó la falta de pagos. En su caso, son tres los contratistas afectados y todos se comenzaron a afectar a partir de septiembre.

"Lo que dicen ahora es que la culpa es de la Junta, pero eso es mala administración", dijo el legislador al achacarle a Méndez haber sobre el dinero del presupuesto.

"Johnny no hizo los ajustes presupuestarios necesarios y pensaba que podía salirse con la suya. Gastó los chavos temprano y se fastidió", dijo el representante.


💬Ver 0 comentarios