Wanda Vázquez reunida con Juan Dalmau Ramírez y Denis Márquez. (Suministrada)

Los legisladores independentistas Juan Dalmau Ramírez y Denis Márquez aprovecharon la reunión de esta mañana con la gobernadora Wanda Vázquez para traerle a su atención dos temas que consideran medulares: promover cambios a la Constitución que adopten ideas traídas durante la crisis política del verano y un rechazo a las propuestas nueva Ley Electoral que se discute en la Legislatura.

Ambos radicaron a principios de agosto piezas legislativas en Cámara y Senado dirigidas a viabilizar una consulta al país para enmendar a la Constitución para celebrar una elección especial abierta para llenar vacantes permanentes a la gobernación, la celebración de una segunda vuelta electoral cuando ningún candidato a la gobernación alcance el 50% de los votos y la inclusión en la Constitución del mecanismo del referéndum revocatorio para sacar del cargo a un mandatario.

También se radicaron en ambos cuerpos legislativos sendas resoluciones para consultar al pueblo sobre la necesidad de convocar lo que ha sido denominado como una Asamblea para un Nuevo Puerto Rico que, según los legisladores, serviría como un organismo interlocutor entre el gobierno de Puerto Rico y el Congreso para lograr la descolonización de la isla. 

Además, atendería los siguientes temas impulsados por el PIP: reforma gubernamental, prohibición del financiamiento privado de campañas políticas y limitar su duración, establecer un sistema legislativo unicameral, que los nombramientos a la rama judicial sean mediante el concepto de carrera judicial, promover la paridad de género en los puestos de gobierno, acceso libre a la información pública y contratos, ampliación de los poderes de la Oficina del Contralor para iniciar encausamiento criminal y la protección de patrimonio de Puerto Rico.

Otros temas incluyen también la eliminación de las reformas laborales nocivas al sector obrero, equidad para la comunidad LBGTTIQ, preservar el carácter público de la Universidad de Puerto Rico, auditoría continua de la deuda que se emita, evitar la privatización de servicios esenciales y ampliación de la ley de 500 acres para evitar el uso de tierras en grandes cantidades para la experimentación con semillas transgénicas.

“Fue una conversación abierta. La invitación es producto de lo que ella haestado realizando y nos dio la oportunidad de hacer estos planteamientos”, dijo Dalmau Ramírez al salir de la reunión en La Fortaleza. 

“Son conversaciones. No hubo una negativa a los planteamientos hechos. Escuchó atentamente y preguntó sobre el detalle de las propuestas. La línea de comunicación quedó abierta”, dijo Dalmau Ramírez al finalizar el encuentro.

Dalmau Ramírez y Márquez reconocieron que la gobernadora no hizo un compromiso específico tomar acciones dirigidas a promover sus propuestas. “No obstante, el planteamiento que hicimos es que se estimule la discusión de estas medidas y otras que van en la misma dirección para que se encaucen los reclamos del país hechos durante el verano. No se opuso a los planteamientos”, añadió Dalmau Ramírez.

En cuanto a la reforma electoral, proyecto de la autoría del presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, los legisladores independentistas advirtieron que, a tres meses de que se inicie el proceso de radicación de candidaturas, las supuestas deficiencias del proyecto “provocarían que se incline la balanza de un sistema para beneficiar al partido del gobierno”, sostuvo Dalmau Ramíez. 

“La Ley Electoral no se debe trastocar a mitad de juego”, agregó.

Por ejemplo, sostuvieron que, con el proyecto propuesto, las minorías no tendrían participación con relación a la selección del presidente de la Comisión Estatal de Elecciones. Rivera Schatz ha dicho que el proyecto sufrirá enmiendas y que ese es uno de los temas que será atendido.

Dalmau Ramírez y Márquez denunciaron que el lenguaje de la medida impide la participación de partidos no inscritos, salvo el año electoral, en la toma de decisiones de la CEE, aunque se logren reinscribir a principios con celeridad.  También denunciaron que se busca establecer un mecanismo electrónico en los colegios electorales que haría innecesario que los electores tengan que firmar al momento de votar.

“Parece una buena idea, pero no hay dinero asignado para ese tipo de tecnología”, dijo Dalmau Ramírez.

Ambos legisladores advirtieron que el proyecto permitiría que ciudadanos no domiciliarios en Puerto Rico puedan votar en las elecciones.

Según Dalmau Ramírez, el proyecto no es enmendable.

“Parte de la filosofía de que hay que excluir a los partidos de oposición”, dijo.

Márquez, por su parte, denunció que la medida aleja de la CEE el principio de que las decisiones se tomen por consenso.

“Esa participación de todos los sectores es un criterio fundamental”, dijo.


💬Ver 0 comentarios