La gobernadora Wanda Vázquez se reunió ayer, por separado, con los representantes y senadores del PNP. (Teresa Canino )

En medio de exigencias por una mayor accesibilidad a los jefes de agencias y de un compromiso del Ejecutivo a mirar medidas pendientes, transcurrieron ayer los encuentros que sostuvo, por separado, la gobernadora Wanda Vázquez con la mayoría legislativa en la Cámara de Representantes y el Senado.

En ambas cámaras legislativas acordaron, además, atender en entrevistas individuales situaciones específicas sobre cada distrito legislativo, supo El Nuevo Día.

El presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, se expresó complacido con el encuentro, el primero de Vázquez tras asumir la gobernación. Al cierre de esta edición, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz no había hecho expresiones públicas sobre la reunión.

Tan reciente como el pasado 8 de agosto, Rivera Schatz -flanqueado por legisladores y alcaldes del Partido Nuevo Progresista (PNP)- impulsó la figura de la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, para la gobernación por encima de la figura de Vázquez.

“Fue una excelente reunión”, dijo ayer Méndez.

“Hay un compromiso de ella de venir mensualmente al caucus de la delegación… La apertura fue muy buena”, agregó.

Méndez insistió en la necesidad de impulsar proyectos de desarrollo económico, además de darle seguimiento a la reforma energética y la reforma contributiva. También se habló en la reunión de la Cámara sobre las futuras visitas de la gobernadora a la capital federal “para abrir canales de comunicación nuevamente”.

En el Senado, por su parte, se atendió la nueva Ley de Armas. En ninguna de las reuniones se discutió el nombramiento pendiente de un secretario de Estado, ni el chat de Telegram que conllevó la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló y parte de su equipo de trabajo más cercano, supo este diario.

En entrevistas individuales, representantes y senadores se expresaron complacidos con el encuentro y su resultado. Coincidieron en que Vázquez llegó con pleno conocimiento de las medidas pendientes.

En cuanto a la exigencia de mayor apertura por parte de los jefes de agencia, El Nuevo Día supo que no se trajo a discusión quejas específicas sobre un funcionario en particular.

“Varios compañeros dijeron que los jefes de agencia tienen que contestar los teléfonos y también fue una preocupación en la Cámara. Se le pidió que respondiera de forma más enérgica a las peticiones de ponencias (para exponer las posturas de las agencias sobre medidas legislativas)”, señaló el senador Nelson Cruz, al agregar que Vázquez se comprometió a designar una persona enlace en La Fortaleza.

Méndez agregó que la postura de Vázquez ante el futuro de los jefes de agencia es que los está “evaluando”.

“Siempre podemos hacer nuestras manifestaciones sobre un jefe de agencia, pero al final del día es de la confianza del primer ejecutivo”, respondió Méndez a preguntas de si alguno de los jefes de agencia debe salir del gabinete.

Sí se abordó en la Cámara la lentitud en el progreso del programa Abriendo Caminos, del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP).

“Ella misma estableció la necesidad de discutir los proyectos de una manera más amplia y tener mejor comunicación con los jefes de agencia. La vi más avanzada en el diálogo de lo que yo pensaría”, dijo el portavoz de la mayoría en el Senado, CarmeloRíos.

Se compromete

Contrario a la Cámara de Representantes, donde no se abordó el futuro de la Ley de Armas, en el Senado la gobernadora hizo el compromiso de atender el estatuto y asignó un abogado a tales efectos, dijo Cruz.

Señaló que el Proyecto del Senado 1050, que fue aprobado al final de la pasada sesión legislativa, deberá estar hoy en Fortaleza. Una vez en la Mansión Ejecutiva, lo solicitará de vuelta para enmendarlo y llevarlo a reconsideración.

Cruz explicó que estará eliminando de la pieza legislativa la palabra “semiautomática”, en referencia a las disposiciones sobre armas semiautomáticas.

“Lo ve como un proyecto muy bueno. Una de las áreas que más le gustó es que a las víctimas de delito el Estado les pueda proveer un arma de fuego siempre y cuando estén debidamente adiestradas”, abundó Cruz.

Asimismo, el legislador trajo a la atención de la gobernadora los nombramientos a la junta de gobierno de la Autoridad del Puerto de Ponce.

Fuera del encuentro

A pesar de que la discusión en la Cámara se limitó a asuntos generales de administración pública, algunos miembros de la mayoría -como la representante penepé María Milagros Charbonier- no perdieron tiempo para entrar en asuntos específicos como el proyecto que establece la llamada libertad religiosa, se supo.

Charbonier indicó que Rosselló había “cogido miedo” cuando decidió retirar el proyecto de libertad religiosa luego de haber anunciado que había alcanzado algún tipo de consenso con la comunidad religiosa y la comunidad LBGTT.

“Ella está clara en que no tiene miedo”, dijo un legislador que estuvo en el encuentro, al sostener que Vázquez les recordó a los presentes que el lunes pasado se reunió con líderes religiosos en La Fortaleza. Nadie le preguntó a Vázquez si radicaría nuevamente las medidas.

En entrevista con El Nuevo Día, Charbonier dijo que sí le enfatizó a Vázquez en la necesidad de que se discutan medidas legislativas con los legisladores ante la posibilidad de que puedan ser modificadas y así evitar un veto.

“No se habló de traer legislación que ya haya pasado por el crisol legislativo y del gobernador”, dijo Charbonier sobre la posibilidad de revisar leyes ya aprobadas.

Su correligionaria en el Senado Nayda Venegas dijo que no abordó con la gobernadora el proyecto de libertad religiosa ni el proyecto del Sendo 950 que limita el derecho al aborto. “Es una mujer que demuestra que quiere trabajar, quiere ayudar y tender puentes”, dijo Venegas, que solicitó una reunión aparte con Vázquez.

Enfrenta a representante

Este medio supo que Vázquez confrontó al representante novoprogresista José “Quiquito” Meléndez luego que ella entendiera que en una entrevista televisiva el legislador afirmaba tener información para residenciarla.

“No hay razón para residenciarme. Si me vas a residenciar, lo discutes conmigo”, le dijo Vázquez a Meléndez, quien, en entrevista con El Nuevo Día, alegó que la primera ejecutiva no tenía la información correcta.

“Nada personal. La gobernadora tenía algo que decir y lo dijo. No creo que tenga la información completa y luego del caucus tuvimos una conversación y no hay problema entre ella y yo”, dijo Meléndez.

Durante la reunión, el presidente de la Comisión cameral de Hacienda, Antonio Soto, trajo a colación la necesidad de atender nuevamente el tema del impuesto al inventario, además del proyecto de su autoría que se quedó en el tintero en la pasada sesión legislativa y que contiene múltiples enmiendas a la llamada Reforma Contributiva, incluyendo el marco legal de las máquinas tragamonedas.

Su correligionario y presidente de la Comisión de Salud, Juan Oscar Morales, trajo a colación los atrasos en la atención de autopsias en el Negociado de Ciencias Forenses (NCF). Mientras, Rafael “June” Rivera insistió en que se convierta en ley su proyecto que establece la nueva ley de Educación Especial, y el representante Jorge Navarro le advirtió a Vázquez que la Junta Reglamentadora del Cannabis Medicinal está “inoperante”.

Apoyo total

Por otro lado, El Nuevo Día supo que el portavoz de la mayoría en el Senado contó con el apoyo unánime del caucus para retener la portavocía luego de expresiones de compañeros molestos con Ríos por las ausencias recientes.

“Explicó todo y nos dio un resumen de lo que ha estado haciendo y las razones por las que no pudo estar. Decidimos darle nuevamente la confianza y estamos claros en eso, tiene la confianza de todos nosotros, incluyendo la del presidente”, dijo Cruz, uno de los que expresó molestia.

Ríos no estuvo en el país durante la sesión extraordinaria en que se discutió el nombramiento de Pedro Pierluisi a la secretaría de Estado.


💬Ver 0 comentarios